Search

Rotavirus Cinco Años Después

How valuable is this shared knowledge to your work?
No votes yet
Datos del autor
Autor: 

Rella Rosenshain

País: 
Panama
Tipo de medio: 
Prensa
Copie aquí texto completo: 

ROTAVIRUS CINCO AÑOS DESPUÉS

Rella Rosenshain - rosenshain@prensa.com

 

El rotavirus, un agente viral que le debe su nombre “rota” (en latín) a su forma de rueda, ha ido perdiendo fuerza en Panamá.

 

Las huellas de este virus, que afecta principalmente a la población infantil ocasionando gastroenteritis (diarrea) y, consecuentemente, deshidratación, se han ido desvaneciendo desde que en 2006 el Esquema Ampliado de Inmunizaciones del Ministerio de Salud incluyó la vacuna rotarix para niños de dos a seis meses.

 

Antes de que existiera una vacuna para prevenirlo, el rotavirus provocaba la muerte de unos 600 mil niños menores de cinco años en el mundo cada año. Cuando en Panamá no se contaba con la vacuna, el virus afectaba a una media de 42% de la población infantil menor de cinco años, y entre el 10% y 15% de los casos ameritaba hospitalización, dice el pediatra e infectólogo Javier Nieto, subdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES).

 

Cinco años después

 

Desde la llegada de la vacuna al país, tres instituciones nacionales no le han perdido la pista a la presencia de este virus. En el Hospital del Niño (HN), se realizó el primer estudio para medir la prevalencia de los casos de diarrea atribuibles al rotavirus, registrados entre 2005 y 2007 en su nosocomio en niños menores de un año.

 

Este estudio no halló una reducción significativa, pero la segunda investigación, a cargo delMinisterio de Salud (Minsa), sí lo hizo. El Minsa estudió los casos de diarrea en niños menores de un año –registrados entre 2003 y 2008 en la región metropolitana, San Miguelito y las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Los Santos– encontrando una reducción del 37% de los casos de diarrea asociados a rotavirus, detalla Nieto.

 

Un tercer estudio, que aún no ha sido publicado, fue preparado por el ICGES con una muestra de casos registrados entre 2008 y 2009 en niños menores de cinco años con gastroenteritis en el HN. De acuerdo con el epidemiólogo Vicente Bayard, del ICGES, la vacunación dio frutos positivos. En la muestra estudiada se observó que el virus bajó su circulación a 13.5%, cuando antes de la vacuna su presencia era del 42%, resalta Nieto.

 

Además, los resultados reflejan que, después de la introducción de la vacuna contra rotavirus, las hospitalizaciones por diarrea en menores de cinco año disminuyeron cerca del 30%, dice el doctor Bayard. Mientras tanto, el riesgo de morir por diarrea en menores de un año se redujo en 45%, y el riesgo de morir por diarrea en niños entre uno y cuatro años disminuyó el 54%. Bayard agrega que “el mayor impacto en la reducción de hospitalizaciones y muertes, después de la introducción de la vacuna, ocurrió en las regiones con mayor cobertura de vacunación contra rotavirus”.

 

TRAS LA PISTA DEL ROTAVIRUS

* El rotavirus era el patógeno que más diarrea producía a nivel mundial en los niños, y ahora sus nocivos efectos están siendo controlados

 

Cuando la viróloga Ruth Bishop descubrió en la década de 1970 el rotavirus, varias revistas científicas le cerraron sus páginas para presentar la descripción de este agente responsable de la muerte anual de más de medio millón de niños menores de cinco años, y de la hospitalización de 2.4 millones de infantes de igual rango de edad por gastroenteritis (diarrea) y deshidratación. Solo el New England Journal of Medicine mostró interés por su trabajo.

 

Desde entonces, sus características y afectaciones en la población infantil han sido difundidas. En busca de alternativas para tratar a la población infectada, la invención del suero de rehidratación oral fue uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX, pues con él se evitaba la deshidratación y, por ende, se favorecía la recuperación del niño, explica el pediatra e infectólogo Javier Nieto, subdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES).

 

Sin embargo, el suero no era suficiente. “El suero de rehidratación oral no previene la diarrea por rotavirus, solo la deshidratación. Hacía falta otra alternativa. El desarrollo de vacunas para prevenir la infección –como rotarix y rotateq– ha sido en este sentido un gran alivio, pues antes de su introducción el rotavirus era “el patógeno que más diarrea producía a nivel mundial”, enfatiza Nieto. La vacuna, agrega, no garantiza que el niño no padezca diarrea. “Puede tenerla, pero la vacuna evitará que se hospitalice o muera”, señala el médico, quien agrega que el rotavirus se puede presentar de forma leve, moderada o severa.

 

Diversas investigaciones han demostrado que la vacunación resulta ser más eficaz, mientras más grave sea la enfermedad. En otras palabras, si el niño padece una infección por el virus de forma moderada o severa, la vacuna lo protegerá de ser hospitalizado en un 85%; mientras que si se trata de una infección leve, lo hará en 60%, según una publicación del New England Journal of Medicine.

 

Diversos países como Estados Unidos, Australia, Bélgica, El Salvador y Nicaragua han monitoreado el comportamiento del rotavirus antes y después de la introducción de la vacuna en su sistema de salud. Panamá también se sumó a la lista. En 2006, se introdujo la vacuna rotarix al Esquema Ampliado de Inmunizaciones del Ministerio de Salud (Minsa) y, desde entonces, tres instituciones locales –el Hospital del Niño , el Minsa y el ICGES– han estudiado su prevalencia, sin perder de vista que antes de la introducción de la vacuna, los casos por diarrea atribuidos al rotavirus en niños menores de cinco años representaban una media de 42% en el país, comenta Nieto.

 

Aunque la evaluación inicial (casos de niños menores de un año tratados en el Hospital del Niño (HN) con diarrea atribuida a rotavirus entre 2005 y 2007 ) no encontró un gran impacto de la vacuna, la segunda mostró una reducción del 37% de los casos de diarrea registrados entre 2003 y 2007 en niños menores de 12 meses atendidos en la región metropolitana, San Miguelito y las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Los Santos.

 

Un tercer y reciente estudio –aún sin publicar– encontró más buenas noticias. La circulación del virus ha disminuido de una media del 42% a 13.5% en los casos de diarrea en niños menores de cinco años atendidos en el HN, dice Nieto. Esta investigación halló que ahora hay más gastroenteritis leves y que, en vez de producirse en el menor de un año, es más frecuente que aparezcan en niños entre los 12 y 23 meses, indica.

 

Resultados positivos

 

La introducción de la vacuna rotarix en 2006 ha sido notable para disminuir las hospitalizaciones por complicación y defunciones, señala la doctora Lourdes García, jefa Nacional de Epidemiología del Minsa. Con la vacunación, se ha encontrado una “disminución de la mortalidad de un año a otro con un rango de 30% a 40% por esta causa”.

 

En este sentido, el epidemiólogo Vicente Bayard, del ICGES, opina que el desarrollo de vacunas eficaces y seguras es la intervención en salud que mejor relación costo-beneficio presenta. “La inversión que se hace en insumos, recursos humanos, materiales y financieros, así como la logística para aplicar la vacuna en las poblaciones de alto riesgo, es ampliamente compensada con el gran beneficio que representa reducir el riesgo de enfermar y morir por problemas de salud que son muy frecuentes en nuestros países”.

Adjunte PDF del artículo: 
How valuable is this shared knowledge to your work?
No votes yet

Post new comment

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.