Proceso de desarrollo de una metodología para evaluar la efectividad comunicacional de una intervención basada en el uso e historias contadas a través de teatro popular y una historieta, con el fin de prevenir las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) en lactantes y niños.

 

El proyecto fue liderado a partir de 1993 por el Servicio de Salud Metropolitano Sur (SSMS), cuya jurisdicción abarca a 10 de las comunas más pobres del área sur de Santiago de Chile. El público objetivo fueron mujeres de nivel socioeconómico bajo, a quienes se les presentaron tanto las obras de teatro como las historietas producidas por miembros de las propias comunidades.

 

Las etapas desarrolladas fueron las siguientes:

 

  • Investigación formativa de conocimientos, actitudes, creencias y prácticas en el público objetivo en relación a las IRA.
  • Aplicación del Modelo PRECEDE para el diagnóstico de factores predisponentes, facilitadores y reforzadores de conductas relacionadas con la prevención de IRA infantiles.
  • Escritura de los guiones de teatro por parte de compañías de teatro popular, y diseño de la historieta.
  • Socialización y presentación de las obras de teatro en la población objetivo.
  • Evaluación de la efectividad comunicacional de las obras de teatro.

 

Estrategias de Comunicación: 

La iniciativa se puso en marcha a partir de un diagnóstico que mostró la gravedad de la incidencia de las Infecciones Respiratorias Agudas en la población infantil en Chile. De esta forma, se puso en evidencia un problema de salud que no sólo debía ser abordado desde la perspectiva asistencial –aumentando cupos de hospitalización o entregando medicamentos- sino también desde la perspectiva de la educación y las comunicaciones para la salud.

 

Se plantearon entonces preguntas que el equipo de salud no podía responder: ¿Por qué una madre no detectaba la enfermedad grave de su hijo? ¿Conocían ellas los síntomas de una neumonía en lactantes y menores de 6 meses? ¿Sabían dónde se encontraban los servicios de urgencia infantil más cercanos a sus domicilios? ¿Qué hacían cuando creían que sus hijos sufrían alguna enfermedad respiratoria? ¿A quién acudían pidiendo consejo o ayuda?

 

A partir de este contexto, además de sumarse a la "Campaña de Invierno"creada en 1994 por el Ministerio de Salud, el SSMS decidió indagar más profundamente en las conductas, actitudes, creencias y prácticas de las madres de los niños, para crear posteriormente instrumentos y acciones educativas que ayudaran a cambiar las alarmantes cifras antes descritas. Se concluyó que este objetivo podía cumplirse mejor si se apoyaban los esfuerzos asistenciales con una estrategia de comunicación social complementaria a la del Ministerio de Salud.

 

De esta forma, se reforzaban los esfuerzos nacionales con estrategias locales de comunicación y educación, adicionando a la campaña publicitaria en medios masivos una campaña “cara a cara” con los grupos de más alto riesgo; buscando medios "entretenidos e innovadores’ se decidió realizar una campaña con teatro popular educativo e historietas.

 

Para el diseño de los mensajes educativos y la elaboracion de las piezas comunicacionales se optó por dos modalidades: obras de teatro callejero, que fueron producidas por grupos de teatro popular ligados a las mismas comunidades que serían grupo objetivo de la campaña. A los cinco grupos teatrales contactados se les entregó un resumen de los grupos de foco y de las conductas que el equipo de salud determinó reforzar a través del análisis del PRECEDE. De ese proceso creativo surgieron las cinco obras de teatro que participaron en la campaña:

 

  • “El Viruco Malón”, de la compañía de teatro “Asociación Prohibida”; contaba la historia de dos niños, compañeros de juego, que sin darse cuenta incorporaban a sus juegos al “viruco malón”, personaje maligno que representaba las IRA. Esta obra tenía un desenlace fatal, al morir uno de los niños por falta de detección oportuna de los síntomas, de parte de sus padres.
  • “Bronco y Neumonia”, del Grupo “Pasacalles”, obra alegórico-humorística que presentaba las perversas acciones de un comando “maligno” de microbios integrado por “IRA” y sus secuaces, “Bronco”, “Neumonia”, “Tos” y “Moco”. Todos ellos atacaban a un bebé cuya madre lo descuidaba, intentando producirle una “bronconeumonia” y “llevárselo” de trofeo a “IRA”. Sin embargo, los planes de este maligno grupo fracasan al aparecer en escena el personaje “Salud” acompañado de un médico y fármacos que finalmente ganan la batalla al comando de “IRA”.
  • “La Historia de Lipo”, una obra de guión realista, hecha con títeres de tamaño natural por el grupo “TECAI”, de la población La Bandera. La obra relata la historia de una madre y su inquieto hijo, Lipo, que al ser afectado por una IRA, recurren a los consejos poco científicos de la vecina para curar al niño. Luego de múltiples fracasos de las recetas “caseras”, la madre recurre al consultorio donde un atento médico atiende a su hijo y le da sabios consejos para prevenir las IRA.
  • “Historias de IRA y fútbol”, del Grupo de Teatro “El Tren”, de la población La Victoria, obra también realista y humorística, que relataba en forma caricaturesca la realidad de una familia de escasos recursos en la que el padre, sentado permanentemente frente al televisor viendo fútbol, no repara en los graves síntomas de su hijo, al que la madre lo ha dejado cuidando mientras ella se encarga de las labores hogareñas. Luego de la aparición reiterada y equívoca de una vecina que le da “curiosas” recetas caseras para mejorar al niño, ambos padres deciden partir al consultorio con el bebé.
  • “Esto no es un cuento”, del Grupo de Teatro “La Carreta”, obra alegórico-dramática que enfatizaba el contexto de pobreza y mal tiempo que rodea a las familias de los niños afectados por una IRA, y que remarcaba fuertemente la situación de abandono y soledad de las mujeres frente a la enfermedad de un hijo.

 

 

La historieta educativa, por su parte, fue producida en el Departamento de Comunicaciones del Servicio de Salud Metropolitano Sur, tomando como insumo principal el resumen de los grupos focales y las conductas priorizadas. La historieta tenía como objetivo servir de refuerzo a los contenidos de las obras de teatro y se entregarían a los asistentes al finalizar la presentación de teatro callejero. Los dibujos de la historieta iban coloreados en su contorno, pero llevaban su interior en blanco, de modo que los niños pudieran pintarlas a su gusto. De esta forma. se intentó evitar la costumbre de muchas personas de arrugar y botar inmediatamente los folletos que recibían, conducta que parecía ser bastante frecuente a la luz de lo dicho por las madres en los grupos focales.

 

Una vez producidas la historieta y las cuatro obras teatrales se procedió a validarlas. La historieta fue presentada a madres asistentes a un consultorio de atención primaria, quienes entregaron valiosos aportes para mejorar su contenido y diseño; también aportaron su punto de vista las profesionales de la Unidad de Educación para la Salud del Ministerio de Salud. Las obras teatrales fueron presentadas a un grupo de expertos del Servicio de Salud Metropolitano Sur antes de ir a las poblaciones; ellos otorgaron “validez de constructo” a los contenidos de las obras teatrales y sugirieron algunos cambios en los guiones.

 

Un componente esencial del proceso fue la conformación de redes de apoyo comunitario; la gestión operativa de la campaña se centró en el trabajo con tres grupos de personas: los pobladores, sus organizaciones sociales y sus líderes locales; los equipos de salud de los consultorios de atención primaria; las máximas autoridades comunales y de salud local.

 

31 intervenciones se llevaron a cabo entre el 10 de junio y el 24 de agosto de 1994. Las presentaciones teatrales se realizaron en igual número de poblaciones de las comunas de Lo Espejo, San Bernardo, La Cisterna, Pedro Aguirre Cerda, El Bosque y Paine. La actividad se iniciaba en el terreno con una murga de zanquistas y músicos vestidos y maquillados, que culminaba en el lugar definido para las presentaciones, que habitualmente eran canchas deportivas comunitarias, plazas, ferias libres o sedes de juntas vecinales. Al terminar la actividad, se entregaba la historieta y los folletos de la campaña y se entrevistaba al azar a algunos de los asistentes para conocer sus opiniones sobre la actividad y recoger sus datos personales, para poder realizar posteriormente las actividades de evaluación de la campaña.

Puntos clave: 

Los resultados de la evaluación del proyecto indican que las personas expuestas al teatro popular educativo en IRA mostraron mejores resultados en cuanto a conocimientos sobre el problema, criterios para definir gravedad de un cuadro respiratorio y conductas correctas, en comparación con aquellas que no se expusieron a esta experiencia.

Socio de texto: 

Ministerio de Salud, Servicio de Salud Metropolitano Sur, Universidad de Santiago de Chile, municipios de San Bernardo, El Bosque, La Cisterna, Lo Espejo y Pedro Aguirre Cerda.

Fuente: 

Información enviada a La Iniciativa de Comunicación por María Teresa Valenzuela, Periodista, Magister en Salud Pública, División de Promoción de la Salud, Escuela de Salud Pública - Facultad de Medicina, Universidad de Chile, el 4 de abril de 2008.