Roles Alternativos de la Comunicación en la Educación

Resumen: 

El siguiente documento fue publicado en la edición N. 94 de La Bitácora de ALER Nº 94. Con motivo de la celebración de los primeros 35 años de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, explora algunos de los nuevos roles alternativos de la comunicación en la educación, y expone dos propuestas iniciadas por esta organización en 2007: la alianza ALER y PCI Media Impact, y La Mirona, laboratorio de exploración audiovisual en Latinoamérica.

Textocompleto: 

Y si así fuera, si no existiera un vínculo sagrado que mantuviera la unión de la humanidad, si las generaciones se sucediesen unas a otras del mismo modo que renueva el bosque sus hojas, si una generación continuase a la otra del mismo modo que de árbol a árbol continúa un pájaro el canto de otro, si las generaciones pasaran por este mundo como las naves pasan por el mar, como el huracán atraviesa el desierto: actos inconscientes y estériles; si un eterno olvido siempre voraz hiciese presa en todo y no existiese un poder capaz de arrancarle el botín, ¡cuán vacía y desconsolada no sería la existencia! Soren Kierkegaard

 

El 2007 ha sido un año de celebraciones y de apuestas. No se trata solo de 35 años en los que ALER ha dejado huella en la comunicación latinoamericana, sino que toda esa experiencia acumulada nos lanza a nuevos trayectos en el campo de la comunicación, la educación y el entretenimiento. Ser un referente en los ámbitos informativos y educativos en la región es un honor que ALER se ha ganado a lo largo de las ultimas décadas, y de cara al futuro el reto es la ampliación de ese espectro, reconocer que la comunicación alternativa es una elección que implica no solo contenidos diferentes e incluso contrahegemónicos, sino también estéticas distintas, incursionar en campos con amplia incidencia en las comunidades aprovechando herramientas tecnológicas y de narración distintas también.

 

Por eso, este 2007 iniciamos dos de esos trayectos incursionando en campos que nos invitan a nuevos usos de esa creatividad con la que hemos imaginado una y mil veces una América Latina distinta, poniendo nuestros esfuerzos en otras tecnologías y formas de narrar nuestra realidad. Se trata de un esfuerzo por pensar otros y alternativos roles educativos de la comunicación.

 

ALER y PCI Media Impact: Entretenimiento que libera

 

El primero de esos caminos nos lleva por una metodología de trabajo que aunque con algunos años de experiencia a lo largo del mundo, abordamos ahora con las pilas puestas para hacerla nuestra: el Edu-Entretenimiento. Así, ALER ha creado una alianza estratégica con PCI Media Impact, organización con sede en New York, Estados Unidos, y con mas de 25 años de experiencia en la producción de radionovelas y telenovelas que buscan contribuir con cambios sociales en áreas vitales como el VIH/Sida, la salud sexual y eproductiva, los derechos humanos, el medio ambiente, la prevención de la violencia contra las mujeres, entre otros. Esta alianza implica la colaboración entre estas dos organizaciones para la producción, a lo largo de la región, de materiales comunicativos con las perspectivas del edu-entretenimiento.

 

Se trata de una relación compleja, pues el entretenimiento no es sólo una cuestión de formato y estilo, sino que involucra una comprensión cercana de la estética, de los significados y formas más relevantes que una comunidad practica para comunicarse entre sí, y con los demás. Por ello, la producción de materiales de educación-comunicación debe involucrar extensas e intensas prácticas participativas por parte de miembros de la comunidad, así como una sensibilidad particular hacia las formas culturales que ellos construyen, sus historias y narraciones colectivas e individuales. De esta manera la innovación no entra en conflicto con las interpretaciones que hacen los individuos y las comunidades de estos materiales.

 

Así mismo, la educación tampoco se cumple únicamente a través de los contenidos. De la misma forma que en relación al entretenimiento, la falta de sensibilidad acerca de los contextos, representaciones y prácticas sociales de la comunidad puede producir efectos ontradictorios en los procesos de educación-entretenimiento. La educación es también una construcción social participativa, o debería serlo si pretende promover la autonomía y no sólo imponer disciplinas, y en ese sentido tópicos como salud, pobreza, VIH/Sida, derechos humanos no se pueden proponer de forma abstracta, sino en una estrecha relación con la vida cotidiana de las personas.

 

La comprensión de estos tópicos, especialmente en lo que tiene que ver con generar reflexiones acerca de las prácticas sociales y los comportamientos individuales, implica también una comprensión de la diferencia y la identidad. Por tanto es imposible llevar a cabo procesos educativos con objetivos de cambio sin un adecuado acercamiento a los modos en los que las personas de una comunidad comunican sus diferencias y afinidades, los procesos comunicativos que se utilizan para organizar y promover sus habilidades alrededor de sus necesidades colectivas e individuales, las formas de cooperación y los modos de comprender a los otros.

 

La comunicación, por lo tanto, se concibe como un proceso integral que se configura como el espacio de interacción de una comunidad, donde existen múltiples actores individuales y colectivos que desarrollan roles definidos en ese proceso, pero también una serie de disciplinas y recursos con los que los sujetos producen su yo, los modos de presentarse, y sus modos de ver el mundo, además de herramientas para compartirlos a nivel comunitario y a niveles más amplios. Se produce entonces un diálogo de saberes, de experiencias, de preguntas, con los que se interpela a otros sujetos, a la comunidad y a actores como el Estado.

 

Por todo ello, actores como los medios de comunicación comunitarios, populares, ciudadanos, son cruciales no sólo en la distribución de los materiales de educación-entretenimiento, sino en la comprensión de las formas de expresión, cooperación y aprendizaje de las comunidades, los significados atribuidos a la identidad y a la diferencia, y las prácticas de interacción entre sus miembros, pues estos medios surgen en muchos casos de la experiencia comunitaria de organización.

 

Una alianza entre estos dos ámbitos de acción (la educación-entretenimiento y la comunicación), que comprenda y desarrolle una visión integral de la comunicación, no sólo como un medio de distribución de los materiales producidos, sino como un proceso social que da cuenta de la interacción entre individuos y la construcción de la comunidad, tiene inmensas posibilidades de conseguir reflexiones y replanteamientos acerca de los comportamientos relacionados con los tópicos educativos que se busque promover. Y lo más importante es que lograr esta reflexión implica la posibilidad de movilizar los recursos, potencialidades y conocimientos de una comunidad, se trata de un proceso de empoderamiento que se sustenta en la autonomía, la autogestión y la visión del mundo propia de las comunidades.

 

Con todo esto en la cabeza y en el corazón, emprendimos este año, bajo el nombre del proyecto “Mi Comunidad”, la convocatoria para la realización de un Taller Internacional de Radio, Educación ntretenimiento y Mercadeo Social, coordinado por ALER y PCI Media Impact, la cuál se lanzó en toda la región, y del cual fueron seleccionados 8 equipos o coaliciones de México, Guatemala, Colombia, Venezuela y Ecuador. Estos equipos se dieron cita en Quito, entre el 29 de octubre y el 2 de noviembre de 2007, junto con expertos en Educación Entretenimiento y Mercadeo Sociales de Estados Unidos, México, Ecuador y Perú, para capacitarse en estas metodologías de producción radial, de promoción de programas radiales ante organizaciones sociales, e investigación cualitativa y cuantitativa. Durante el taller, los diferentes equipos se formaron en las metodologías de producción de radionovelas con contenidos educativos, metodologías que se basan principalmente en procesos de investigación previa con las comunidades para identificar sus necesidades, las organizaciones prestadoras de servicios que pueden contribuir a solucionarlas, y los principales ejes axiomáticos o de valores con los que la comunidad se identifica, para posteriormente construir líneas dramáticas, personajes y mensajes que en su conjunto constituyan el inicio de un guión radiofónico para radionovela. Posteriormente se trabajó ampliamente la investigación de impacto, la construcción de indicadores de avance y los modos de involucrar a las audiencias en la producción y desarrollo de productos radiofónicos de entretenimiento.

 

Ahora, cada coalición volviendo a sus respectivos países y dinámicas, emprenderá el duro proceso de construir un proyecto radiofónico con todas sus exigencias y características, haciendo investigaciones previas con sus comunidades para plantear proyectos de radionovelas que demuestren sus posibilidades de contribuir al cambio social, al desarrollo y al ejercicio de libertades individuales y colectivas. Dichos proyectos concursarán por becas que financiarán económicamente, y brindarán apoyo técnico a la producción de sus radionovelas. Así, ALER y PCI Media Impact buscan incidir en crear en la región nuevas capacidades en las radios y organizaciones sociales de base, para la incursión en roles alternativos de los medios en la educación.

 

ALER- LA MIRONA, laboratorio de exploración audiovisual en Latinoamérica

El segundo camino que iniciamos en este 2007, tiene que ver con el proyecto de incursionar en el campo audiovisual. Durante 35 años
hemos sido líderes en la producción radiofónica, y ahora queremos usar otras tecnologías para seguir con nuestro propósito: una América Latina diferente, un mundo desde nuestro mundo.

 

Esta, como cualquier otra tecnología, es una forma de crear también rupturas, pequeños espacios en la producción hegemónica de poder en los que la cultura se re-cree. El nombre que este proyecto ha adquirido es La Mirona, una forma de referirnos a un ojo sin temores, abierto a múltiples expresiones de lo popular. La Mirona no es solo una propuesta que observa, es una propuesta cómplice, es la cámara que avanza por la calles de América Latina y el Caribe y que espera ser la herramienta de muchas resistencias, luchas, propuestas, saberes y sentires de los y las latinoamericanos.

 

El objetivo de este proyecto en sus inicios es trabajar por el fortalecimiento de las distintas comunidades étnicas de América Latina, por brindar un espacio para que sea escuchada la voz de los otros, aquellos olvidados por una emergente sociedad que intenta olvidar de donde viene, y cuál es su realidad, maquillándola en medios de comunicación que hipnotizan, generando públicos con la falta de un pensamiento critico ante los sucesos que acontecen a nuestro alrededor. Durante 35 años la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER), ha venido trabajando fuertemente por generar un escenario de participación alternativo con los medios de comunicación, con el lema: “En el mundo desde nuestro mundo”. Hemos dejado bien en claro cual es la intención de nuestro trabajo
comunicativo.

 

Pero ya a sus 35 años, ALER ha decidido incursionar en otra área y esta es la producción audiovisual, y si así como logró generar y posicionar un modelo de hacer radio que educara, así también trabajará fuertemente por lograr crear un modelo respetado y admirado de televisión. ALER-LA MIRONA es el nombre de esta nueva aventura de ALER, por medio de la cual seguirá legitimando la voz de los otros, de los menos favorecidos, de aquellos olvidados. Se han realizado y se seguirán realizando productos en formato de video y cine, sobre el tema de las diversidades con enfoque intercultural.

 

Estamos en el proceso de crear un brazo creativo con profesionales de la comunicación, el arte, los técnicos multimedia, las universidades y los grupos sociales. Este brazo creativo estará bajo la dirección de, y sus actividades se realizarán de manera coordinada con ALER.

 

Hasta ahora, LA MIRONA ya ha sacado 2 documentales: “Qhariwarmi huñu purisunchis” y “Hatun llacta con idioma dulce” sobre el trabajo de la Red Kiechwa Satelital, ALER. Ambos trabajos se realizaron bajo la dirección de la coordinadora de LA MIRONA, la actriz, directora, y periodista Iris Disse. También se están editando dos videos etnográficos con la Universidad Andina de Quito sobre la cultura Afro americana.

 

En Colombia se esta grabando un documental titulado “Cada paso abre un sendero” que trata sobre mujeres y paz. En estos días seguimos filmando con Gloria Cuartas, la alcaldesa de la paz, en San José y Apartado en el norte de Colombia. En el momento ALER – LA MIRONA tienen sus ojos puestos en desarrollar un proyecto muy importante: una TELESERIE, “La Familia Cóndor”, que sea un vivo retrato de la vida de las comunidades indígenas en las ciudades, con la participación de los pueblos indígenas. Este proyecto en la actualidad está en construcción. Se tiene planeado transmitir los 12 capítulos de la serie en toda Latinoamérica.

 

Así, ALER y sus aliados entran en múltiples caminos alternativos para la comunicación en la región. El reto empieza a cumplirse…

Fuente: 

Material enviado a La Iniciativa de Comunicación en octubre de 2007.