Citurna
Citurna e Imaginario son los socios de The Communication Initiative, con toda la responsabilidad del proceso en América Latina y Caribe. Si su organización tiene interés en ser parte del grupo de socioa de La Iniciativa de Comunicación, por favor contacte a la Directora Adelaida Trujillo

Search

La inteligencia emocional

La inteligencia emocional



Presentación

Para introducirnos en el tema de la Inteligencia Emocional, comenzaremos por definirla, como el uso inteligente de las emociones: de forma intencional, hacemos que nuestras emociones trabajen para nosotros, utilizándolas con el fin de que nos ayuden a guiar nuestro comportamiento y a pensar de manera que mejoren nuestros resultados.


Un ejemplo de ello, sería el caso en que tuvieramos que realizar una presentación importante y nuestra percepción de nosotros mismos (un componente de la inteligencia emocional), nos indica que nos sentimos muy ansiosos. Entonces, nuestra inteligencia emocional nos hace emprender una serie de acciones: podemos tomar las riendas de cualquier pensamiento destructivo; hacer ejercicios de relajación para sentirnos menos tensos, y abandonar cualquier conducta contraproducente, tal como andar de un lado para otro de la habitación. Con ello, reducimos la ansiedad lo suficiente como para llevar a cabo la presentación con seguridad.


Las aplicaciones de la inteligencia emocional en el trabajo son prácticamente infinitas. La inteligencia emocional resulta un instrumento eficaz para resolver una situación delicada con un compañero, cerrar un trato con un cliente difícil, criticar al jefe, perseverar en una tarea hasta completarla, y enfrentar otros retos que afecten nuestro éxito. La inteligencia emocional se utiliza de forma intrapersonal (ayudándonos a nosotros mismos) e interpersonal (ayudando a los demás).

ç

Los componentes básicos de la inteligencia emocional

Nuestra inteligencia emocional deriva de cuatro elementos esenciales que funcionan como los componentes básicos del ADN.


Cada componente básico representa capacidades que, combinadas, dan lugar a la inteligencia emocional. Se organizan de modo jerárquico y cada nivel superior incorpora y desarrolla las capacidades de los niveles inferiores. Estos cuatro componentes básicos son:

  • La capacidad de percibir, valorar y expresar emociones con precisión.
  • La capacidad de poder experimentar, o de generarlos a voluntad, determinados sentimientos, en la medida que faciliten el entendimiento de uno mismo o de otra persona.
  • La capacidad de comprender las emociones y el conocimiento que de ellas se deriva.
  • La capacidad de regular las emociones para fomentar un crecimiento emocional e intelectual

Glosario

Inteligencia Emocional: Uso inteligente de las emociones, haciendo que estas trabajen para nosotros, utilizándolas con el fin de que nos ayuden a guiar nuestro comportamiento y a pensar de manera que mejoren nuestros resultados.


Autoconciencia: Tomar conciencia de la abundante información que tenemos sobre quienes somos.


Catalizar: Provocar una reacción.


Motivación: Desde un punto de vista técnico, la motivación es el empleo de energía en una dirección específica y para un fin específico. En el contexto de la inteligencia emocional, significa utilizar nuestro sistema emocional para catalizar todo el procceso y mantenerlo en marcha.


Exteriorización: Transmitir con claridad al otro lo que pensamos, sentimos y queremos.


Asertividad: Defender nuestras opiniones, ideas y necesidades al mismo tiempo que respetamos las de los demás.


Atención Dinamica: Escuchar de verdad lo que dicen los demás.


Critíca: Compartir, de forma constructiva, nuestras ideas y sentimientos sobre ideas y los actos de otra persona.


Comunicación de Equipo: Comunicarnos en una situación de grupo.


Organización de Trabajo: Es un sistema integrado que depende del rendimiento y de la interrelación de todos los individuos que la componen.


Técnicas de Apaciguamiento: Estas técnicas se refieren a todo lo que podemos hacer o decir para que otra persona deje de respirar tan rápido, moverse tan de prisa o realizar cualquier otra acción que refleje su estado alterado.


Escuchar: Herramienta que ayuda a los demás a comprender mejor una situación difícil, a sentirse más optimista sobre su capacidad para mejorarla y a sentirse valorados porque cuentan con el apoyo de otra persona.


Modelos

Como ya dijimos anteriormente, nuestra inteligencia emocional deriva de cuatro elementos esenciales que funcionan como los componentes básicos del ADN. Si se alimentan de la experiencia, estos elementos nos permiten desarrollar capacidades específias, que son la base de nuestra inteligencia emocional. No obstante, a diferencia del ADN biológio, los componentes básicos de la inteligencia emocional pueden desarrollarse de modo que nuestra inteligencia emocional aumente de manera notable. Estos cuatro componentes básicos Fueron establecidos por los psicólogos John Mayer, de la Universidad de New Hampshire, y Peter Salovey, de Yale, auténticos pioneros que en 1990 acuñaron también el término "inteligencia emocional".


Cabe destacar que la inteligencia emocional se puede alimentar, desarrollar y aumentar: no se trata pues de una cualidad que se tiene o no se tiene. La inteligencia emocional aumenta a medida que aprendemos y ejercitamos las capacidades de que ésta se compone, tales como la percepión reflexiva, el control emocional y la motivación propia.


Para estudiar la inteligencia emocional en el trabajo Hendrie Weisinger, aborda el tema en dos partes: el uso intrapersonal de la inteligencia emocional, en cuanto a como desarrollarla y utilizarla en relación a uno mismo, y la segunda parte se refiere al uso interpersonal, en cuanto a cómo ser más efectivos en nuestras relaciones con los demás.


El análisis que se hace respecto al desarrollo de la inteligencia emocional se aborda a continuación:


Desarrollo de la autoconciencia

Si poseemos un alto grado de conciencia de nosotros mismos, podemos observarnos mientras actuamos e influir sobre nuestras acciones para que resulten beneficiosas. Por ejemplo, si somos conscientes de que estamos elevando el tono de voz y que nos estamos enfadando con un cliente que vuelve a exigir algo poco razonable y si reconocemos, por supuesto, lo importate que es este cliente para nuestro empleo actual podemos bajar el tono de voz, apaciguar nuestra irritación y responder con respeto.


Un alto nivel de concienciación es la base sobre la cual se construyen todas las demás capacidades de la inteligencia emocional.


Un alto grado de autoconciencia se desarrolla poniéndonos en sintonía con la abundante información -nuestras interpretaciones, pensamientos, sentimientos, sensaciones, emociones e intenciones- de que disponemos sobre nosotros mismos.


Cabe destacar que el desarrollo de un elevado grado de autoconciencia requiere práctica y valor. A lo largo de este proceso se aprende dar un paso atrás, a observarnos en plena acción y a evaluar el camino por el que discurrimos.


El control de las emociones

Contrariamente a lo que se supone, suprimir las emociones, nos priva de la valiosa información que nuestras emociones pueden aportarnos, el control de las propias emociones nos permite comprenderlas y utilizar esa compresión para enfrentarse productivamente a las situaciones. Dado que las emociones son el resultado de la interacción de los pensamientos, los cambios fisiológicos y el comportamiento con el que respondemos a un hecho externo, podemos manejar nuestras emociones haciédonos cargo de cada componente.


Una emoción de tipo estresante suele ser el resultado de una situación problemática, por ejemplo: la preocupación que nos produce la inminente reestructuración de nuestro departamento. La idea frente a este tipo de emociones, es llevar nuestro "termostato emocional" a un nivel que nos permita pensar productivamente. Hecho esto, podemos utilizar la resolución del prolemas con el fin de elegir la mejor táctica para resolver la situación.


La automotivación

Cuando estamos motivados, podemos empezar una tarea, perseverar en ella y llevarla a término y afrontar todos los problemas que surjan en el proceso. Afortunadamente, contamos con diversas fuentes de las podemos extraer estimulos a la motivación. Estas fuentes son: nosotros mismos, los amigos con los que podemos contar, la familia y los compañeros de trabajo; un mentor emocional (una figura en la que inspirarnos, real o ficticia), y nuestro entorno (el aire, las luces y los ruidos del despacho). Estas fuentes nos ayudan a motivarnos y a conservar la motivación puesto que fomentan la cofianza, el optimismo, la tenacidad, el entusiasmo y la flexibilidad, y nos permiten transformar los contratiempos en ventajas.


El análisis que se hace respecto al uso de la inteligencia emocional en nuestras relaciones con los demás se aborda a continuación:


El desarrollo de una capacidad de comunicación eficaz

La base de cualquier relación es la comunicación. La comunicación establece conexiones y las conexiones forjan relaciones. Es incalculable el valor de una capacidad de comunicación eficaz en el trabajo. Imaginemos una serie de situaciones tales como intentar resolver un conflicto con un compañero de trabajo, llamar la atención de nuestro jefe sobre su falta de sensibilidad o escuhar las quejas de un cliente sin que en ninguna de ellas la comunicación funcione adecuadamente. Unas palabras equivocadas, unos gestos imprudentes o unos conceptos mal interpretados pueden generar situaciones no deseadas.


Para mejorar nuestras relaciones con los demás existen cinco facultades de gran utilidad, las cuales son: exteriorización, asertividad, atención dinámica, crítica y comunicación de equipo.


El desarrollo de la experiencia interpersonal

Relacionarse bien con los demás significa conectar con ellos para intercambiar información de forma adecuada y significativa. Si pensamos en la cantidad de tiempo que dedicamos cada día a tratar con los demás, no nos costará comprender por qué "facilidad para la comunicación" aparece a menudo en los anuncios de empleo como un requisito deseable. Es el conocimiento experto del trato interpersonal el que nos permite relacionarnos con los demás.


Las componentes de una relación se dividen en satisfacer las necesidades de cada cual, relacionarnos con los demás a lo largo del tiempo y compartir sentimientos, pensamientos e ideas.


Dos son las habilidades que conducen al conocimiento experto de las relaciones interpersonales: la habilidad de analizar una relación para ejercitarla de forma productiva y la habilidad de comunicarnos en los niveles adecuados para producir un intercambio eficaz de información.


La inteligencia emocional desempeña un papel muy importante en el desarrollo de nuestro conocimiento interpersonal; nos proporciona la conciencia necesaria para analizar nuestras relaciones, nos permite manejar nuestras emociones para que los intercambios a todos los niveles de comunicación sean los más productivos posibles y nos ofrece las técnicas comunicativas - desde la exteriorización hasta la atención dinámica y la asertividad - que nos permiten conectar con la otra persona en el modo apropiado.


Ayudar a los demás a ayudarse a si mismos

Una organización laboral es un sistema orgánico que depende de la interrelación de los individuos que forman parte de ella. De alli que sea tan importante para el éxito de una empresa , no sólo que todos los empleados aprovechen al máximo sus capacidades, sino que también ayuden a otros a hacer lo propio. En el contexto de la inteligencia emocional, esto significa que debemos ayudar a los demás a controlar sus emociones a comunicarse con eficacia, a solucionar sus problemas, a resolver sus conflictos y a sentirse motivados. Existen cuatro formas específicas de hacerlo: nuestra perspectiva emocional, aprender a tranquilizar a una persona que ha perdido el control, brindando apoyo al escuchar a los demás y ayudando a planificar y alcanzar objetivos.


Nuestra capacidad para ayudar a los demás, unida a nuestro trato aceitado en las relaciones interpersonales y nuestra propia inteligencia emocional, pueden ayudarnos a crear una organización emocionalmente inteligente.


Conclusión

Lograr una organización emocionalmente inteligente, es algo por lo que todos deberíamos luchar, en la cual , los empleados crean un sistema en el que se emplean las técnicas y herramientas de la inteligencia emocional.


En una empresa de éstas caracteristicas, los empleados tienen como responsabilidad el aumentar su propia inteligencia emocional mediante el desarrollo de su autoconciencia, el control de las emociones y la automotivación; también responden del uso que hacen de la inteligencia emocional en las relaciones con los demas, desarrollando técnicas de comunicación eficaces, un buen conocimiento interpersonal y ayudando a los demás a ayudarse a si mismos; ademas, todos se sirven de esta inteligencia para aplicar todas las mejoras a la organización.


Imaginemos lo que sería trabajar en una empresa donde, por ejemplo, todos se comunicanrán con comprensión y respeto donde se establecerán objetivos de grupo y se ayudara a los demás a cumplirlos, y donde abundaran el entusuasmo y la confianza. La inteligencia emocional en nuestra organización empieza por nosotros mismos. Al usar nuestras emociones para reforzar nuestro rendimiento y nuestras relaciones laborales tenemos no sólo el reto de fomentar, sino de inspirar el desarrollo de la inteligencia emocional entre los emplados de la empresa: El mensaje es claro : las posibilidades de éxito para el individuo y la empresa son considerables y, además, el éxito está al alcance de nuestra mano.


Aplicaciones

Una aplicación en Chile de la inteligencia emocional en el trabajo, se da en la Compañía de Teléfonos de Chile, abocado a como enfrentar productivamente el proceso de negociación colectiva, la cual se define como el procedimiento a través del cual un empleador se relaciona con uno o más sindicatos de la respectiva empresa, o con trabajadores que presten servicios en ella y que se unan parq tal efecto, o con unos y otros, con el objeto de establecer condiciones comunes de trabajo y de remuneraciones para los involucrados en dicho procedimiento, por un tiempo determinado.


En la empresa citada, se enuncia una serie de puntos, a tener presentes, respecto al uso inteligente de las emociones, donde se utilizan con el finde guiar el comportamiento y a pensar de manera de mejorar los resultados de la negociación colectiva:

  • Controlar el temperamento y saber escuchar.
  • No usar técnicas que irritan, como "tómelo o déjelo".
  • No dejarse atropellar e insultar, ni reibir acusaciones sin contestar y aclarar.
  • Mantener un equipo negociador pequeño y compacto.
  • Evitar tomar posiciones públicamente antes de iniciar las negociaciones.
  • Mantener un registro (resumido) de los puntos tratados y de los acuerdos logrados en cada sesión.
  • Mantener las discuciones centradas en problemas y estimular la presentación de hechos y datos fin de no dar paso a las emociones o a principios.
  • Exigir demostraciones y explicaciones de los procedimientos de cálculos.
  • Estar preparado cuando hechos y situaciones concretas presentadas por los sindicatos sean irrefutables.
  • Estar preparado para lograr en forma gradual a través del proceso. No apresurarse.
  • Cambiar de tema o de demanda frente a un "impase" en torno a una determinada petición.
  • No entregar toda la argumentación, datos y cifrasde una sola vez. Hacerlo a medida que sea necesario y conveniente.
  • No darle mucha importancia a demandas extravagantes. Recordar que éstas tienden a modificarse a lo largo del proceso.
  • Periódicamente mencionar los avances logrados ya que constituirá un estímulo para seguir avanzando.
  • No descartar de plano la intervención de un mediador o de otra tercera parte.

Bibliografía

La inteligencia emocional en el trabajo. Weisinger, Hendrie. Edición 1998. Clasificación : 152.4 W427.e.E, Depto. de Ingeniería Industrial. Universidad de Santiago de Chile


Relaciones laborales y negociación colectiva un caso práctico en la C.T.C. Contreras Cifras, María Olga. Memoria, Universidad Santiago de Chile, Escuela Tecnológica, Depto de Tecnologías Laborales. Clasificación: TUS-TGRL; 1992; c764r.


Fuente:

Maletín del Administrador - Universidad de Santiago de Chile.


Excelente artículo sobre la inteligencia emocional. Me encantan este tipo de artículos.

Me parece un tema muy interesante e importante para el desarrollo de la persona individual y colectiva.
Si realmente todas las personas supieran manejar y conocer su inteligencia emocional, muchos problemas pudieran solucionarse.

la acertada proyección cognitiva del lider de una empresa, con respecto a su intrrelacion con los demás, es lo que hace que la empresa funcionme, en cambio los prejuicios y tomas de decision basados en las representaciones poco propositivas de personas con falta de inteligencia emocional contaminan de vez en cuando el ambito laboral y social donde estas últimas se desenvuelven.por lo que mi consideración es que ésta es una temática importantisima en la que debe intervenir todo aquel que tenga en su mano la dirección y el control de los mandos medios con la finalidad de tener una producción más efectiva de su función.