Numero: 
152
Texto Fecha: 

18 de octubre de 2006

De: La Iniciativa de Comunicación

...fuerzas globales...decisiones locales...voces críticas...contando historias...

Subscríbase al Son de Tambora 

***

Convocado por el Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y The Communication Initiative, del 25 al 27 de octubre de 2006 se llevará a cabo en Roma (Italia), el Primer Congreso Mundial sobre la Comunicación para el Desarrollo. El congreso aspira a demostrar que esta disciplina representa un factor esencial para responder a los retos más urgentes del desarrollo y que en este sentido, debe estar más plenamente integrada a la práctica y a las políticas del campo. Se espera que las discusiones y las intervenciones pongan de relieve las virtudes y los desaciertos de la comunicación, y la forma como puede contribuir más eficazmente al desarrollo. Las presentaciones y los debates deberán poner en evidencia su valor agregado; proporcionar datos y resultados empíricos como demostración de su impacto en los proyectos y en los programas de desarrollo; y resaltar los fundamentos teóricos y los criterios metodológicos más prometedores que actualmente se encuentran en su base.

Con miras a llevar a Roma algunas posiciones conjuntas e ideas comunes, se organizaron en Latinoamérica varios sondeos regionales y sectoriales con el propósito de construir un estado del arte sobre el campo en la región: el Primer Taller Regional sobre Comunicación para el Desarrollo y Modos de Vida Sostenibles, del 28 de mayo al 1 de junio de 2006 en Costa Rica; el Seminario "Sin Comunicación No Hay Desarrollo", del 25 al 27 de agosto de 2006 en Lima, Perú; y el Encuentro Internacional de Comunicación y Desarrollo de los Pueblos Indígenas, del 13 al 15 de septiembre de 2006, en Santacruz, Bolivia. Estos eventos fueron convocados con el apoyo de la FAO y Calandria, instituciones socias de The Communication Initiative.

La Iniciativa de Comunicación ha venido adelantando una labor de cubrimiento y difusión en Latinoamérica, de las actividades previas al congreso y continuará actuando como mecanismo de seguimiento e intercambio en la región una vez finalizado el evento. Es en este contexto que enviamos hoy este número extraordinario del Son de Tambora, que hace parte de nuestra serie especial de análisis. En él, Rosa María Alfaro, fundadora de la Asociación de Comunicadores Sociales Calandria, fundadora y Secretaria Ejecutiva de la Veeduría Ciudadana de la Comunicación Social, comparte con nosotros el documento que elaboró a manera de conclusión del Seminario "Sin Comunicación No Hay Desarrollo". Rosa María analiza los logros y aportes estratégicos de la comunicación latinoamericana al desarrollo, aboga por el reconocimiento de la comunicación como factor clave en la construcción de desarrollo y democracia, y expone los desafíos a los que, en ese camino, la comunicación se enfrenta.

La serie especial de análisis, cuyos números circulan el primer miércoles de cada mes, pretende divulgar opiniones críticas y generar diálogo. Nos es imposible garantizar la publicación de todos los artículos recibidos, dado nuestro número limitado de ediciones por año. Sin embargo, si desea hacer una contribución, comuníquese con Juana Marulanda - jmarulanda@comminit.com -Muchas gracias.

***

COMUNICADO REGIONAL LATINOAMERICANO

En un mundo global tan complejo, donde reina la desigualdad y la discriminación, la comunicación requiere ser reconocida como disciplina específica y como factor clave en la construcción de desarrollo y democracia.

1. CONSIDERACIONES GENERALES

Diversidad y capacidad de evaluación y reflexión

Latinoamérica viene acumulando desde hace varias décadas una gran experiencia sobre comunicación para el desarrollo. La gran diversidad de estrategias, objetivos, espacios y modos de operar ha definido intervenciones menos simplistas y más complejas que simbolizan nuevos rasgos de una profesionalidad autoexigente que no se contenta con una visión instrumental de la comunicación o de elemental producción de materiales. Hemos venido acumulando un saber evaluativo que nos ha permitido construir conocimientos en ambas dimensiones y en su articulación. La preocupación central fue siempre ubicarnos en donde se encuentren instaladas la desigualdad y la discriminación. De allí que existan investigaciones cuantitativas y cualitativas sobre su incidencia y que haya un pensamiento estratégico en crecimiento, con capacidad de producción metodologías y materiales de innovación.

Aportes: participación y diversidad estratégica en búsqueda del cambio

A pesar que los modelos económicos de desarrollo implementados a lo largo de nuestra historia no han podido conseguir grandes éxitos, la comunicación ha permitido avances concretos significativos en el nivel local y nacional, ha mantenido una voluntad colectiva a favor del cambio social con participación ciudadana y conserva una luz de esperanza sobre un futuro que no nos abandona. Sin embargo, las grandes brechas existentes entre actores, territorios y dimensiones de la vida, es quizá el aspecto con el cual más liamos en nuestros países a diferencia de otros. Tenemos la más alta desigualdad en el mundo. En ese sentido requerimos de más cambios de lo que nuestras sociedades aparentemente  "modernizadas" simulan. En ese sentido, no entendemos por qué la cooperación internacional disminuye en nuestro continente y subvalora la inequidad existente, tan importante para una perspectiva de desarrollo.

Hemos aprendido a trabajar desde una movilidad multifacética que se explica por la atención que pusimos en definir nuestras propuestas desde los beneficiarios de los proyectos, identificándolos como actores específicos del desarrollo sean niños, mujeres, jóvenes, organizaciones sociales, comunidades indígenas u otros movimientos. Siempre hemos buscado comunicación con participación de la gente. Así se consigue compromisos y motivaciones para el cambio más allá de lo esperado. Hubo en ese sentido una capacidad de acoplamiento de nuestras propuestas a sus características culturales y sociales, como también a sus demandas de cambio. Igualmente las diferentes temáticas que se abordan han sido significativas para la definición de las intervenciones y de su incidencia. Pero a la vez, la búsqueda de transformaciones no se asentó sólo en las personas sino en instituciones, poderes, inclusive se ha buscado influir sobre los grandes medios, inventando nuevos caminos de compromiso social.

Desarrollo rural y sostenible

En la desigualdad existente, el mundo rural está entre los sectores más afectados por una situación injusta y desigual, marcado por la pobreza, el abandono y la discriminación. El propio ámbito urbano es poco valorado en términos más económicos. Su visibilidad como sector de urgencia es baja, reafirmando así su ubicación en zonas alejadas. Latinoamérica con el apoyo de la FAO inicia el trabajo rural en los años cincuenta. Pero este énfasis fue decreciendo cuando la responsabilidad emigró a los gobiernos y la sociedad civil. Los proyectos y políticas implementadas, especialmente las dirigidas por los Estados le han dado mayor peso al desarrollo sin recurrir a la comunicación. Hoy se está enrumbando esa perspectiva y se busca el estrechamiento de vínculos comunicativos en cada  país, haciendo del mundo rural un problema de todos. Esta vez se marca avances sostenibles donde las propias comunidades recurren a la participación y desde su propia proyección definen su presencia y establecen relaciones directas con el Estado, cobrando inclusive un nuevo lugar en los procesos electorales, garantizando así su sostenibilidad.

2. LECCIONES APRENDIDAS EN SALUD

Logros y aportes de la comunicación:

  • La comunicación en salud ha generado preocupaciones en la población por el autocuidado y la prevención, igualmente por asistir a los centros de salud y por disminuir los riesgos de mortalidad en diferentes campos. Es interesante la experiencia de UNICEF que ha logrado bajar esa mortalidad en zonas rurales de algunos países como Perú y otros, usando la comunicación desde estrategias integrales. Más bien hoy la demanda en salud suele ser más alta que la oferta.
  • Se ha logrado desde el lobby y la vigilancia comunicativa que mejoren los servicios estatales de salud para las poblaciones de mayor riesgo, con su colaboración. Es notorio tal avance en los países andinos en zonas de pobreza, motivados por la presión pública desde la comunicación promovida por la sociedad civil.
  • Los cambios de comportamiento en situaciones difíciles o de urgencia en salud han sido posibles desde la acción comunicativa y la movilización ciudadana. Es el caso de la epidemia del Cólera en Perú, las campañas y redes sobre el VIG/Sida con respecto a la prevención y el cuestionamiento a la homofobia en Brasil, Argentina, México y Colombia. Pero también se han comprometido cambios en la subjetividad ciudadana a través de la producción y escucha de radionovelas (y algunas video series) referidas a salud y sexualidad en Centro América y especialmente en Costa Rica.
  • Las comunidades tienden a participar en los centros de salud, tomando decisiones, haciéndose cargo de algunas actividades y proponiendo cambios. Fenómeno no sólo rural sino también urbano. La comunicación participativa en todo el continente genera compromisos en la ciudadanía convirtiéndose en actores de la salud. Las radios comunitarias y las educativas tienen un papel relevante en este caso.
  • La salud se está convirtiendo en un tema de agenda pública, como también de conversación familiar, grupal o local, en reacción a programas radiales, medios masivos, uso de la calle y relaciones participativas con organizaciones sociales, comunidades y públicos. Hoy los medios masivos, por ejemplo en Perú y Colombia tratan estos temas con más frecuencia que antes. Algunos medios ya se han hecho cargo del tema de salud como parte de sus compromisos con el desarrollo. Ejemplo el diario El Comercio en Perú y El Tiempo en Colombia. En Brasil la salud en la infancia es constantemente asumido por periodistas y medios. El periodismo público en salud ha conseguido efectos en esta línea desde el compromiso de universidades públicas y privadas.
  • Las estrategias tradicionales de comunicación en salud se están innovando día a día. Ya no se trabaja con estrategias simplistas ni mirando sólo el efecto cuantitativo superficial, sino que se busca la calidad de la atención y sus resultados.

Desafíos:

  • Incrementar los diálogos y acuerdos a nivel más nacional y entre diversos sectores y temáticas, pues el campo de intervención es muy grande y hay mucha fragmentación y poca vinculación entre las diversas temáticas y enfoques.
  • Legitimar ante los medios y la sociedad aquellos temas de salud relacionados con la sexualidad frente a la cual se suele tener resistencias públicas.
  • Defender los derechos ciudadanos a una educación pública en salud y a un respeto por los problemas y situaciones de enfermedad de la gente.
  • Hacer de la comunicación una práctica continua entre el personal de la salud. Usar para ello la capacitación y encuentros deliberativos.
  • Realizar investigaciones que nos permitan ver los sentidos subjetivos, individuales y colectivos sobre la salud y como tratarlos, para orientar nuestro trabajo.

Recomendaciones:

  • El personal médico debe considerar al  beneficiario no como paciente sino como un ciudadano de la salud. No es sólo un sujeto de derechos sino también actor protagónico con capacidad de cambiar en cuanto a su salud e influir en la de otros.
  • Darle más importancia a la dimensión cultural de la salud, respetando su diversidad y los cambios que de ella emergen. Es decir reconocerla a partir de sus propios componentes y no pensar una salud sólo desde un punto de vista más “científico” u occidental.
  • Mantener la participación como eje del trabajo en salud, tanto en opiniones como en la toma de decisiones. Esta debe operar no sólo desde el nivel central, sino también a partir de procesos regionales o locales de participación, en los que las prioridades sobre salud sean producto de decisiones particulares o propias de cada ámbito.
  • En la medición de resultados importa reportar los procesos de cambio en las personas, en los procesos de comunicación y sobre la riqueza de las historias involucradas. Es decir, hay que considerar no sólo indicadores cuantitativos, sino también cualitativos.
  • Los procesos de diálogo a promover deben involucrar a distintos actores, no sólo al Estado central sino a nivel multisectorial, involucrando además a organizaciones de la sociedad civil, la propia población y a los ciudadanos más vulnerables al tema en cuestión.
  • Hacer conocer a todos los profesionales  de la salud y de la cooperación los diferentes modelos y prácticas comunicativas a establecer, definiendo de otra manera sus prioridades comunicativas en la inversión económica y de recursos humanos. Se trata de involucrar también a las propias  lógicas institucionales, generando cambios.
  • Es importante que la intervención comunicativa sea de carácter integral combinando diferentes estrategias de intervención.

3. GOBERNABILIDAD DEMOCRATICA QUE SE PERFILA

Logros y aportes de la comunicación

  • Nuestro trabajo ha demostrado que democratizar nuestras sociedades es una finalidad del desarrollo y no sólo un tema, sin ella no se puede cambiar. A la vez se ayuda a construir relaciones que posibiliten interés y participación en acciones de desarrollo. Se trata de una gobernabilidad democrática, comunicativa y eficiente para el cambio. Así el desarrollo se convierte en una preocupación pública de muchos. Y no se reduce como antes a las obras de infraestructura, sino que se empieza a vislumbrar una perspectiva humana de defensa de la vida y de la equidad.
  • En Latinoamérica el tema de la gobernabilidad se ha trabajado con énfasis, ampliando su radio de acción a cinco ejes de intervención: comunicación en democracia;  control social sobre el poder público; formación de opinión pública deliberativa;  papel de la comunicación pública; y  democratización de los medios de comunicación. De esa manera, nadie niega hoy que sin una adecuada comunicación no es posible la democracia y el desarrollo. Este es ya un consenso colectivo y muchas instituciones de la sociedad civil se han comprometido en esta línea.
  • Se viene realizando experiencias diversas y creativas en ese sentido con éxito público, como las de periodismo ciudadano (Colombia y Perú)), los observatorios de medios (Guatemala, Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Argentina, Chile, El Salvador, Venezuela) y las veedurías ciudadanas (Perú), que han logrado en todos los casos establecer relaciones entre ciudadanía, gobernantes, periodistas y medios, democratizando la comunicación y dejando bases legales para una relación comunicativa transparente e interesada en aportar al desarrollo. En ese sentido funcionó la gestación de leyes sobre acceso a la información en México y Perú, por ejemplo.
  • Hay temas que se lograron colocar ya en deliberación pública, estableciendo una relación influyente sobre los gobiernos nacionales y locales, quienes se vieron obligados a atender problemas sociales urgentes. Cuando se genera debate público es evidente que el tema que se trata adquiere protagonismo y favorece la toma de decisiones a favor del desarrollo. Y así se forma una opinión más sustentada. Esto se pudo implementar en Perú en cuanto a temáticas de salud y la relación de gobernantes y gobernados, y en Colombia sobre procesos electorales entre otros.
  • La comunicación aporta a los procesos de descentralización que son altamente significativos para la toma de decisiones sobre desarrollos específicos. Permite la vigilancia ciudadana más regional y local. Y posibilita vigilancia local de medios. El tema se ha incorporado en instituciones gubernamentales de descentralización.
  • La legislación que promueve o exige participación ciudadana en la acción de gobernar ayuda al logro de objetivos del desarrollo y genera mejores relaciones entre gobernantes y gobernados. Las leyes de Radio y Televisión en  varios países, unos con éxito (Perú), en otros en camino (México) marcan una estrategia de trabajo al respecto.

Desafíos

  • Lograr en todos nuestros países la liberalización de la información por parte del Estado y del mundo económico, involucrando a toda la sociedad para que pueda estar informada y vigilar a partir de ella los sistemas de gobierno.
  • Producir políticas públicas de comunicación para el desarrollo, exigiendo que partidos y gobernantes las sepan producir y colocar.
  • La legislación que promueve o exige participación ciudadana ayuda al cambio político en la cultura y en la toma de decisiones ciudadanas a favor del logro de objetivos del desarrollo. Sin embargo, hay que conseguir colocarla en público.
  • Diseñar mejores estrategias para que la propuesta comunicativa de los candidatos sea un indicador clave de elección política.
  • Proponer mejores usos de los medios del Estado en su finalidad y gestión pública, haciéndose cargo de construir ciudadanía y de redefinir a la democracia comprometida con el desarrollo.
  • Definir políticas públicas de comunicación a favor de la gobernabilidad en autoridades y partidos, comprometiendo la gestación de vínculos plurales entre gobernantes y gobernados, como aspecto fundamental del desarrollo.
  • Influir en las Universidades para una mejor preparación de comunicadores para la acción política democrática y de gobernabilidad.

Recomendaciones

  • Establecer como criterio comunicativo central el ejercicio permanente del pluralismo y el debate que permita construir consensos y definir bien los disensos y en qué se fundamentan. No se trata de gestar antagonismos sino pluralidad desde el disenso.* Debe promoverse y legislarse la vigilancia ciudadana de los medios y de los gobiernos, sustentada en un amplio debate público.
  • El colocar los temas del desarrollo en la agenda pública debe convertirse en una meta de la relación establecida entre comunicación y desarrollo, madurando políticas de apoyo financiero al respecto.
  • Es importante pensar y orientar la relación comunicativa con el desarrollo democrático entre gobernantes y gobernados mediante la participación amplia y creativa, y la movilización social.
  • Definir de manera concretas los rasgos comunicativos de una autoridad realmente democrática. Como también las definiciones básicas del funcionamiento de medios públicos democráticos.

4. SOSTENIBILIDAD EN EL MEDIANO Y EL LARGO PLAZO   

Logros y aportes

  • La comunicación sí tiene historia. En América Latina ha tenido un papel importante en revertir procesos de represión e inequidad, ampliando y definiendo su ruta de acción. Ha favorecido la construcción de acuerdos entre diversos sectores de la sociedad garantizando sostenibilidad. La equidad de género ha sido un eje exitoso del desarrollo aumentando la participación de las mujeres en diferentes aspectos de la vida, incluida su participación política (en todo Latinoamérica). Y la consideración de los derechos del niño igualmente (UNICEF en algunos países, ANDI en Brasil).
  • La reducción de la pobreza está definiéndose como prioridad en el continente, logrando inclusive que algunos medios la traten con cierta sostenibilidad. Los conflictos entre empresas como las mineras y otra vinculadas a la energía han sido una magnífica oportunidad para crear conciencia sobre la pobreza y la demanda justa de los pobres, mediante campañas en algunos casos (Oxfam Internacional) o buscando un diálogo directo y comprensivo entre ambos actores, con apoyo periodístico y político (Defensorías del Pueblo) o con parcerías, lográndose cánones de apoyo económico empresarial para resolver problemas locales de pobreza (zonas de Perú).
  • La comunicación ha permitido destacar el papel que juega la cultura y las dimensiones subjetivas de las personas en el desarrollo, potenciando cambios que las tomen en cuenta. Este es el caso de uso de radionovelas (Centro América) y de historietas (Perú) llegando a grandes públicos.
  • Se asume la comunicación desde una multiplicidad de estrategias, medios y presiones sociales que amplían su capacidad de incidencia a favor de la equidad y el diálogo. En ese sentido se han desarrollado capacidades para diseñar, evaluar y considerar logros y conducir procesos. Las estrategias de componentes diversos han tenido más éxito.
  • Las alianzas en materia de comunicación han superado las fronteras territoriales. De allí el valor de haber formado redes continentales de comunicación e información. De esa manera el compartir experiencias y evaluaciones está mejorando la capacidad y calidad de la intervención comunicativa.
  • Los medios comunitarios y los educativos han conseguido cercanía y alianza con movimientos sociales y de ellos con otras instituciones, aumentando su incidencia. Son escuchados y los temas generan encuentros comunicativos familiares y locales, con presión social, especialmente en los ámbitos rurales.
  •  La participación ciudadana es un valor clave para obtener buenos resultados en cambios sociales. La sostenibilidad es mantenida por la propia población interesada en el desarrollo desde las estrategias comunicativas.

Desafíos:

  • Las propuestas de desarrollo no tienen visibilidad pública especialmente las rurales. Debemos crear condiciones para que todos los actores conozcamos y debatamos estas propuestas y forjemos una agenda del desarrollo. En lo político se ve la necesidad de construir otro modelo de desarrollo-país, desde actores que dialogan y construyen acuerdos. Para ello debemos gestar la apropiación de esta necesidad.
  • La excesiva especialización temática ha llevado a la parcelación de la intervención, siendo la comunicación un apéndice secundario. Por ello habría que “transversalizar” la comunicación, recobrando su función comunicadora y vinculante.
  • La interrelación continental es un desafío importante a llevar a cabo. Debemos mantener espacios abiertos y motivadores para intercambiar y evaluar prácticas y experiencias en diferentes países. Asimismo habría que mantener el diálogo con organismos de cooperación.
  • Fortalecer aún más la participación de los actores y sus capacidades comunicativas, generando diálogo e inclusión social. Así los sujetos se empoderan gestando comunidades capaces de conducir procesos de transformación.
  • Si bien se ha avanzado en comprender la asociación entre comunicación-cultura-desarrollo hace falta afinarla y programarla como capital social y cultural del desarrollo.
  • Lograr que la comunicación integre los programas de sujetos e instituciones que están siendo parte importante en la construcción de agendas de desarrollo.
  • La disminución de la pobreza al ser un eje clave.

Recomendaciones:

  • Las visiones de comunicación para el desarrollo sostenible deben responder a proyectos de mediano plazo y con visión de futuro. Es necesario negociar con la  cooperación un largo plazo en el contexto de los desarrollos  regionales o locales. Lograr un diálogo permanente entre el norte y sur es una especie de plataforma comunicativa necesaria a nivel mundo incorporando a lo local.
  • Desarrollar una agenda propia de comunicación y desarrollo desde la propia gente, como espacio de definición propia, siendo ésta un foco de diálogo con la sociedad civil, las agencias de cooperación y el Estado.
  • La agenda de desarrollo sostenible debe plantear el desafío de un diálogo intercultural, que responda a la diversidad existente en América Latina. Es por ello que se habla de desarrollos  de varios enfoques. Propuesta que debe concretarse en logros y resultados.
  • Lograr la participación de diversos actores en la definición de políticas públicas de comunicación para el desarrollo, buscando que se implementen. Y lograr que esa producción de políticas públicas sean útiles para la incidencia y la sostenibilidad de la comunicación ligada estratégicamente al desarrollo sostenible.
  • Lograr la apropiación de la comunicación en el mundo rural y en los sectores que han sido excluidos al acceso. Es importante participar en medios y tener algunos de su propiedad. Es también importante que el mundo rural sea conocido en los niveles nacionales mediante medios masivos y redes de comunicadores.
  • Lograr que la comunicación favorezca el diálogo y la negociación, de tal forma que no todo se reduzca a una dimensión económica.

5. MEDIOS DE COMUNICACIÓN: UNA NUEVA PERSPECTIVA DE CAMBIO

Logros y aportes

  • La comunicación alternativa desde radios educativas y comunitarias, además de otros medios,  han venido promoviendo y sustentando la participación ciudadana que levanta temas del desarrollo y construye oposiciones a la desigualdad social y el verticalismo político.
  • Además de los medios, los espacios comunicativos de movilización ciudadana constituyen una expresión comunicativa de participación e impacto público, existiendo diversas experiencias al respecto con logros específicos. Se presiona a las autoridades y se generan consensos entre la población. Es el caso de las Caravanas Ciudadanas en Perú. La cultura deliberativa se va forjando.
  • Algunas iniciativas actualmente se refieren a influir en medios masivos de comunicación para lograr su apertura e incorporar temas de desarrollo en su agenda, propuesta que en varios países está obteniendo buenos resultados. En esa línea se encaminan las capacitaciones que se están brindando a los periodistas de diferentes medios sobre la base de diferentes temas, como también lo referido al ejercicio del periodismo público. Tenemos el caso de ANDI en Brasil, de la Fundación Nuevo Periodismo en Colombia, y de periodismo ciudadano en Medellín y Perú.
  • Se avanzó en ciertos países en contar con marcos legales a favor de la transparencia informativa, la exigencia de calidad informativa y la producción y cumplimiento de códigos de ética. Se ha generado más claridad sobre las funciones y responsabilidades de los medios tanto públicos como privados y se están produciendo códigos de éticas en medios, por gremios (Consejo de la Prensa y Veeduría Ciudadana, ambas en Perú). Así regulación y autorregulación participativa posibilitan mejores definiciones y exigencias a los medios masivos.
  • Las innovaciones de edu-entretenimiento en medios masivos suelen interpelar a personas y familias con respecto a actitudes y compromisos con el cambio social (Citurna Producciones sobre TV infantil, en Colombia). Se ven avances en el campo de las radionovelas educativas para el desarrollo antes mecionadas. No sólo se interviene en el nivel informativo sino en el formativo.

Desafíos:

  • Propiciar el estudio y la reflexión pública sobre los viejos y los nuevos modelos de desarrollo pertinentes, debido al vacío que tenemos hoy al respecto. Igualmente identificar los que se vienen aplicando, evaluando su efectividad. Hace falta un marco conceptual y operante al respecto
  • América Latina al haber experimentado un modelo de desarrollo que no consultó ni tuvo en cuenta a las poblaciones involucradas, está hoy sin una dirección clave. Por ello su discusión pública es importante. Y debe conseguirse con el apoyo de medios.
  • Aumentar la capacidad de los medios alternativos, desde evaluaciones y recomendaciones que respondan al incremento del cambio social. Se trata de producir proyectos comunicativos con sostenibilidad que orienten sus prácticas.
  • Aún hay poco debate y conocimiento sobre recepción de medios, en la medida que los ratings responden a metodologías simplistas de sintonía y no de impacto ni de credibilidad. Se requieren nuevas metodologías que midan resultados cualitativos y cuantitativos de manera balanceada.
  • Crear espacios de debate sobre la importancia de los medios masivos y evaluar sus posibilidades de cambio, a la luz de las experiencias que se vienen realizando en AL.

Recomendaciones:

  • Diferenciar clara y tajantemente la comunicación del desarrollo con participación e incidencia, de la propaganda o publicidad institucional, especialmente a nivel político. La primera sirve para pensar y cambiar en diálogo permanente y la segunda para persuadir y encantar.
  • Toda propuesta comunicativa debe trabajar reconociendo que ésta constituye un derecho de todos. Ella se basa en el diálogo que muestre diversidad. Debe garantizar pluralidad y  colocar temas de interés público.
  • Requerimos proponer políticas públicas de comunicación para el desarrollo en forma conjunta con los gobiernos o tratando de influir en ellos, enfocándonos en los actores sociales como co-gestores del desarrollo desde  la participación ciudadana.
  • La comunicación debe pensarse como un proceso social promotor del diálogo y de la gestión de vínculos entre los miembros de una sociedad.
  • Realizar investigaciones sobre el quehacer comunicativo, analizando el impacto y los modelos de comunicación que requerimos para el cambio social según las demandas que se vayan presentando.
  • Mantener y ampliar la vigilancia ciudadana de los medios y de los procesos de comunicación y desarrollo.
  • Hace falta formar observatorios internacionales de medios y procesos de comunicación para el desarrollo que impacten a nivel del continente, buscando las articulaciones necesarias.
  • Crear un mecanismo de seguimiento e intercambio continuo en la región sobre comunicación participativa para el desarrollo, posterior al Congreso de Roma.

Rosa María Alfaro

Secretaria Ejecutiva de la Veeduría Ciudadana de la Comunicación Social

rmaria@calandria.org.pe

***

OPINE SOBRE EL TEMA EN TOMADO EL PULSO

¿Tiene la comunicación las evidencias suficientes para demostrar su impacto en el desarrollo?

¿De acuerdo o en desacuerdo?

VOTE y envíe sus sugerencias.

***

Este número del Son de Tambora expresa un punto de vista personal; ha sido escrito y firmado por su autor. Las opiniones que aquí se expresan reflejan su pensamiento individual y no necesariamente, el de La Iniciativa de Comunicación o el de sus socios.

***

El Son de Tambora pretende cubrir una amplia gama de actividades acerca de la comunicación para el desarrollo. La inclusión de un tema o idea en el boletín no implica apoyo o acuerdo de los socios.

Envíe información para el Son de Tambora a Juana Marulanda, Editora, jmarulanda@comminit.com