Este documento presenta detalladamente un modelo de comunicación educativa que hace parte de un modelo más amplio para el control del cáncer, cuyos autores son Raúl Murillo, Álvaro Quintero, Marion Piñeros, Maria Mercedes Bravo, Ricardo Cendales, Carolina Wiesner y Luis Arturo Lizcano, del Instituto Nacional de Cancerología de Colombia.

El modelo de control del cáncer surgió a partir de la revisión de diferentes marcos conceptuales para la planificación y la toma de decisiones en este campo. A partir de esta revisión se identificaron elementos comunes centrados en el control del cáncer y contextualizados para la realidad colombiana, con el fin de lograr un modelo de intervención basado en evidencia científica y en el análisis de la capacidad institucional.

El modelo de comunicación educativa es una propuesta conceptual que aborda dos de las estrategias descritas en el modelo general: la educación y la comunicación. Los autores de esta parte de la propuesta son Carolina Wiesner, Claudia Cortés, José Miguel Nieto, Martha Cecilia Díaz, Sandra Tovar y María Benilda Melo.

El documento se ha hecho público para su discusión por parte de personas interesadas en el tema y de expertos en el área de la salud y la educación. Con este fin, el Instituto Nacional de Cancerología ha habilitado el correo electrónico cwiesner@incancerologia.gov.co, por medio del cual recibe las sugerencias y comentarios relacionados.
Elementos: 

El Modelo de Comunicación Educativa aborda las tres dimensiones principales del modelo de control del cáncer -los ámbitos, las estrategias y los fines-, conectadas por medio un eje principal que es el componente de educación y comunicación para la prevención del cáncer:

Los ámbitos o espacios en donde se realizan las acciones:

  • Las políticas públicas
  • Los espacios comunitarios
  • Los servicios de salud

Las estrategias o procesos multidireccionales que dirigen y aseguran las acciones y la toma de decisiones:

  • El desarrollo de la investigación
  • La vigilancia
  • El análisis de la situación de salud

Los fines o focos sobre los cuales se dirigen y se encaminan las acciones o las operaciones:

  • Control del riesgo
  • Diagnóstico precoz
  • Tratamiento
  • Rehabilitación y cuidado paliativo

La propuesta además está orientada por una serie de principios y fundamentos pedagógicos:

  1. Esta propuesta de educación y comunicación, así como sus estrategias y acciones, deberá velar por el respeto, protección y promoción de los Derechos Humanos.
  2. Los procesos de salud-enfermedad vinculados con el cáncer son dependientes de factores biológicos, psicológicos, sociales y antropológicos, algunos comunes y otros diferentes para cada tipo de cáncer.
  3. El centro de las acciones es el sistema conformado por sujeto-comunidad-estado y no el individuo; todos los elementos son, por igual, partícipes de las transformaciones o de las reproducciones.
  4. Todo el tiempo se debe considerar a las personas como gestoras y no como receptoras de los procesos educativos.
  5. Los actores sociales involucrados en los procesos educativos y comunicativos están inmersos en contextos culturales, con sistemas de valores y construcciones individuales que definen las maneras como viven y deciden.
  6. La comunicación educativa para la prevención del cáncer, debe estar centrada en la generación de las capacidades y la transformación de las condiciones para la toma de decisiones autónomas, encaminadas a la reducción de trayectorias de riesgo para el cáncer.
  7. Las acciones y estrategias para operativizar el modelo, deben genera procesos a mediano y largo plazo a nivel individual, social, institucional y político.
  8. El modelo se fundamenta en el trabajo intersectorial, interinstitucional, multidisciplinario y transdisciplinario, como garantía para el desarrollo de propuestas de salud que tengan en cuenta la complejidad de los procesos de salud-enfermedad y del ser humano.
  9. El modelo, en busca de la universalidad de los derechos, debe adecuarse teniendo en cuenta diferenciales como: sexo-género, ciclo vital, etnia, contexto (cultural, geográfico), nivel socioeconómico y discapacidades.
Aplicaciones: 

El modelo está dirigido a generar procesos de aprendizaje y transformación personal, colectiva e institucional que les permita a las personas ganar capacidades para la toma de decisiones autónomas con respecto a la salud, el cuerpo y la vida y construir participativamente condiciones que posibiliten el ejercicio de los derechos encaminados a la reducción de las trayectorias de riesgo para el cáncer.

Específicamente, el modelo puede ser aplicado en procesos relacionados con el cáncer en áreas como:

  • La ampliación y optimización de los procesos de circulación y accesibilidad a la información.
  • La realización de investigaciones participativas, el desarrollo de productos y estrategias pedagógicas y de comunicación a partir de la experiencia con diversos grupos.
  • La formación y fortalecimiento de instituciones, funcionarios y programas en fundamentos y técnicas pedagógicas y comunicativas para la promoción de los derechos humanos y la prevención del cáncer.
  • El desarrollo de procesos de educación de pares y formación de líderes comunitarios para alimentar las acciones de movilización social y construir colectivamente programas educativos y de desarrollo social al interior de cada comunidad.
  • La promoción del análisis crítico y alimentación del discurso social y las agendas comunicacionales en torno al cáncer, su prevención y control.
Fuente: 

Propuesta Modelo de Comunicación Educativa para el Control del Cáncer en Colombia. Documento preliminar elaborado por: Carolina Wiesner, Claudia Cortés, José Miguel Nieto, Martha Cecilia Díaz, Sandra Tovar y María Benilda Melo - Marzo de 2005. Documento publicado en la página web del Instituto Nacional de Cancerología.