Fecha Textos: 

2004

Resumen: 

"El sentido de esta charla es proponer cuáles son los retos, las
responsabilidades y las posibilidades que la comunicación tiene en relación
con la salud. ¿Qué es lo que los comunicadores podemos aportar para
mejorar la salud de los y las peruanas? ¿Qué es lo que no podemos hacer?
Para lograr esos objetivos ¿qué tipo de comunicación requerimos? ¿Con
qué criterios tenemos que guiar nuestro trabajo? Estas son las preguntas
que van a guiar esta presentación.

Ahora bien, esta presentación está en concreto referida a las políticas de
comunicación en salud. El concepto de políticas (al igual que muchos otros
conceptos) tiene múltiples definiciones, o múltiples indefiniciones. ¿Qué es
una política? Implica la toma de decisiones, que se transforman en la
definición de objetivos y estrategias (tenemos claro qué queremos, y cómo lo
pensamos lograr) y se plasma finalmente en la designación de recursos
humanos y económicos, y en la incorporación de cambios concretos. Una
política ha sido efectivamente incorporada cuando se convierte en práctica.
Si es un discurso o sólo una norma no llega a constituirse en una política
real.

Quizás ésta no sea la definición más correcta de lo que es una política, pero lo que nos interesa es enfatizar nuestra convicción de que sólo incorporando objetivos, criterios y actividades de comunicación la promoción de la salud va a poder ser desarrollada y sus objetivos logrados. Una política, entonces, alude a un proceso en el que se generan consensos, se toman decisiones, y éstas se convierten en realidades.

Sin embargo cabe resaltar que cuando hablamos de políticas no nos estamos refiriendo sólo a lo que el Ministerio o el Estado puede hacer, involucra también a las ONGs, a las comunidades y sus organizaciones, y a la universidad. Esto no quiere decir que todos tengan que actuar al unísono, esto sería profundamente anti democrático y arruinaría la diversidad que necesariamente debe caracterizar a la comunicación. Lo único que esto quiere decir es que necesitamos coordinar, ponernos de acuerdo en lo posible y concertar algunas acciones centrales. Especialmente porque uno de los retos que enfrentamos es la escasez de recursos.