La Evaluación del Riesgo, es el conjunto de acciones y procedimientos que se realizan «in situ», a fin de levantar la información sobre la identificación de los peligros, el análisis de las condiciones de vulnerabilidad y cálculo del riesgo (probabilidad de daños: pérdidas de vidas e infraestructura), con la finalidad de recomendar las medidas de prevención. Deben ser ejecutadas por personal profesional de diversas especialidades, debidamente capacitado, de las Oficinas y/o Comités de Defensa Civil, ante la presencia potencial o inminente de un peligro natural o inducido por el hombre.
Elementos: 

A continuación se detallan cada una de las actividades que comprende la Evaluación del Riesgo.

Identificación del Peligro

  • Los peligros naturales y los inducidos por el hombre pueden afectar la vida y el patrimonio de hogares, industrias y comunidad en general. El historial de desastres naturales sufridos por cada comunidad es normalmente conocido por la mayoría de sus integrantes, por ello la importancia de la participación comunitaria. Adicionalmente es necesario tener acceso a estudios técnicos que ayuden a identificar peligros naturales o antrópicos.
  • La identificación de los peligros naturales o inducidos por el hombre en cada comunidad le sirve a los miembros del Comité de Defensa Civil para priorizar las acciones de prevención que permitan proteger las zonas expuestas a peligros potencialmente dañinos.
  • El peligro es la probabilidad de ocurrencia de un fenómeno natural o inducido por el hombre potencialmente dañino, de una magnitud conocida, para un período específico y para una localidad o zona conocida.
  • La elaboración de Mapas de Peligro de cada comunidad permite a los miembros del Comité de Defensa Civil iniciar el proceso de identificación de las áreas en las que podrían tener alto riesgo, y por ende, las áreas en las que se requiere concentrar los programas de reducción de vulnerabilidades de la comunidad. También proveen una base objetiva para sus decisiones, por eso, mientras más precisos y detallados sean estos mapas, más completas serán las decisiones relacionadas con la reducción de las vulnerabilidades. Si se conocen las probabilidades de peligro (riesgo) para cada área, se podrá aplicar un enfoque de costo-beneficio a las decisiones del Comité de Defensa Civil.
  • Se requiere un seguimiento a los cambios y evolución de los peligros naturales.
  • Luego de ocurrido un desastre, se deberán realizar las investigaciones pertinentes para recoger todos los datos adicionales sobre el peligro que generó el desastre.

Análisis de Vulnerabilidades: La vulnerabilidad es definida como el grado de resistencia y exposición física y/o social de un elemento o conjunto de elementos (vidas humanas, patrimonio, servicios vitales, infraestructura, áreas agrícolas y otros), como resultado de la ocurrencia de un peligro de origen natural o inducido por el hombre.

Para su análisis, la vulnerabilidad debe promover la identificación y caracterización de los elementos vulnerables expuestos a los efectos desfavorables de un evento adverso.

La vulnerabilidad puede variar debido a un conjunto de condiciones y/ o procesos que resultan de los factores de orden natural, físico, económico, social, científico y tecnológico, político, cultural, educativo, ecológico, ideológico e institucional. Estos factores varían con el tiempo. Para lo cual, dado un nivel de peligro, se deben vigilar los cambios ocasionados en los elementos expuestos.

La vulnerabilidad de una comunidad es el reflejo del estado individual y colectivo de sus condiciones físicas, sociales, culturales, económicas, institucionales, medio-ambientales y otros que cambian continuamente según su nivel de preparación, actitud, comportamiento, normas, condiciones socio-económicas y políticas en los individuos, familias, comunidades, instituciones y países.

Los valores obtenidos por cada tipo de vulnerabilidad se consolidarán en una matriz general, con la finalidad de obtener su valorización total y determinar la evaluación de riesgos. La experiencia y conocimiento del evaluador sobre la zona, determinará los tipos de vulnerabilidad a analizar, de acuerdo a su importancia.

Cálculo del Riesgo: Estimación matemática probable de pérdidas de vidas, de daños a los bienes materiales, a la propiedad y a la economía para un periodo específico y un área conocida. Se calcula en función del peligro y la vulnerabilidad. La Estimación del Riesgo define las consecuencias potenciales de un desastre en base a la identificación del peligro y al análisis de la vulnerabilidad. Riesgo, peligro y vulnerabilidad son funciones del tiempo y el lugar de ocurrencia del fenómeno natural o fuente del peligro, así como la ubicación del elemento expuesto. Incluye información cualitativa y cuantitativa detallada y el conocimiento del riesgo y sus factores y consecuencias físicas, sociales, económicas, y medio-ambientales entre otros. Es un paso indispensable para la implementación de cualquier medida de prevención y se orienta a la reducción de los efectos del desastre.

Aplicaciones: 

La reducción del riesgo está asociada a reducir las vulnerabilidades, las cuales pueden ser estructurales y no estructurales. Una vez evaluado el riesgo, se pueden adelantar acciones como:

Prevención Específica: Es el conjunto de actividades y medidas diseñadas para proporcionar protección permanente contra los efectos de un desastre. Incluye entre otras, medidas estructurales (construcciones sismo-resistentes, protección ribereña, entre otras) y medidas no estructurales (ordenamiento urbano, uso adecuado de tierras, del agua, entre otras).

Preparación y Educación: La Preparación se refiere a la capacitación de la población para las emergencias, realizando ejercicios de evacuación y el establecimiento de sistemas de alerta para una respuesta adecuada (rápida y oportuna) durante una emergencia. La Educación se refiere a la sensibilización y concientización de la población sobre los principios y la filosofía de la Prevención y Atención de Desastres, orientados principalmente a crear en ellos una Cultura de Prevención. En esta fase se pueden mencionar, entre otras, las siguientes actividades y medidas:

  • Elaborar y mantener actualizado el inventario de potencial humano y recursos materiales de su área de responsabilidad.
  • Planificar oportunamente las acciones de evacuación, primeros auxilios, búsqueda y rescate y otras operaciones de respuesta durante una emergencia.
  • Establecer sistemas de monitoreo de los peligros identificados y formas de comunicación para la difusión de avisos de alerta.
  • Difundir información disponible sobre los principales peligros, para que la población tome conciencia de la importancia del rol que le corresponde en la atención que demande una emergencia.
  • Realizar ejercicios de simulacros y/o simulación de los diferentes peligros a los que está expuesta la población.
  • Concienciar a las autoridades en que deben mantener las existencias mínimas asignadas a los almacenes adelantados.
  • Ocurrido un desastre realizar las investigaciones pertinentes para recoger las enseñanzas del mismo.
  • Realización de cursos de educación y capacitación de la población, sobre medidas de prevención y en las tareas de Defensa Civil.