Un estudio teórico para el programa de fortalecimiento institucional "Reducir la vulnerabilidad de migrantes en emergencias"

Fecha de Publicación
2016

Este es un estudio de la Orgnización Internacional para las Migraciones (OIM) que analiza los riesgos de origen social y natural a los que se encuentran expuestos los migrantes de México, es decir, las violaciones de derechos humanos y emergencias causadas por fenómenos hidrometeorológicos ante los que son vulnerables. En ambos casos, el documento estudia también la forma en que los migrantes y extranjeros son incluidos y excluidos como beneficiarios de los esfuerzos institucionales y no institucionales de gestión de riesgos, respuesta y recuperación.

La primera sección del estudio problematiza las categorías de riesgo y vulnerabilidad en función de la capacidad de agencia de quienes migran y la capacidad institucional gubernamental y de las organizaciones de la sociedad civil intervinientes en el fenónmeno de la migración.

La segunda sección identifica y caracteriza los patrones de asentamiento de la población migrante, que suele llegar a áreas de destino en donde es particularmente vulnerable por condiciones socio-demográficas o medio-ambientales de las áreas de llegada. Se muestran aquí también las rutas principales que llevan a los migrantes a territorio estadounidense. 

La tercera sección clasifica los tipos de violencia de índole social en dos momentos: durante el tránsito migratorio y en los proceso de asentamiento, además de analizar la respuesta de las autoridades ante las agresiones que experimentan los migrantes. 

Finalmente, la cuarta sección investiga la vulnerabilidad de la población migrante ante los desastres naturales mientras se encuentran en tránsito o ya asentados.

Algunas de las recomendaciones más relevantes con las que cierra el documento son: 

  • En caso de emergencia o desastre natural, las autoridades gubernamentales mexicanas deben suspender sus gestiones de deportacion y control migratorio. 
  • Debe existir un diálogo permanente, es decir, no limitado a la reacción ante tragedias ecológicas, entre los países fronterizos para proteger al migrante de la violencia social y el desastre natural. 
  • Los sistemas estatales y municipales de protección civil deben intensificar las labores de prevención y educación informal acerca de las amenazas de origen socioambiental entre los sectores vulnerables, incluyendo a la población migrante. 
Fuente: 

Tomado de la página web de la OIM