Un llamado a favor de una norma global vinculante sobre la debida diligencia

Fecha de Publicación
Mayo 30, 2016
2016
De mayo

Este informe presenta la evidencia más destacable entre todo el material que Human Rights Watch (HRW) ha recaudado durante dos décadas de labor de documentación sobre las violaciones de derechos humanos perpetradas en las cadenas de suministro que abastecen de bienes y servicios a los mercados del mundo entero. Esta ONG ha entrevistado en ese tiempo a trabajadores, empleadores, funcionarios estatales y otros actores involucrados en muchos sectores productivos de todas las regiones del mundo. Con estos insumos, el reporte describe un amplio rango de abusos cometidos contra muchas de las 450 millones de personas que extraen el sustento de su contribución laboral en estas cadenas: violaciones a los derechos laborales, trabajo infantil, daños medioambientales y violaciones del derecho a la salud, violaciones de los derechos relacionados con la tierra, el alimento y el agua y violaciones del Derecho Internacional Humanitario. Todo lo anterior constituye la primera parte del informe. 

La segunda parte está dedicada a justificar la necesariedad de una norma global vinculante sobre la debida diligencia de derechos humanos por lo que a las cadenas de suministro respecta. Esto quiere decir, la existencia de leyes que acarreen obligatoriedad jurídica para garantizar que las empresas tomen las medidas necesarias para asegurarse de que su modus operandi y el de sus proveedores no acarrea abusos de derechos humanos cerca o lejos de sus instalaciones. HRW argumenta que los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos al igual que otros instrumentos internacionales son ignorados por muchas empresas que no los implementan o lo hacen de manera flexible e ineficaz sin enfrentar ninguna consecuencia legal como resultado de la voluntariedad a la que actualmente está sujeta su observancia.

Finalmente, este informe extiende una serie de recomendaciones dirigidas a los gobiernos, empleadores y trabajadores, dentro de las cuales sobresalen las siguientes: 

  • Identificar y evaluar los impactos adversos reales y potenciales sobre los derechos humanos causados como resultado de la forma en que operan las cadenas de suministro.
  • Verificar si estos impactos adversos sobre los derechos humanos son abordados.
  • Adoptar procesos eficaces diseñados para garantizar que las personas perjudicadas reciban un remedio efectivo ante cualquier impacto negativo sobre sus derechos humanos que una empresa haya podido o contribuido a causar. 
Fuente: 

Tomado de la página web de HRW.