Metodología desarrollada por la Asociación de Comunicadores Sociales Calandria con el fin de crear en los estudiantes una capacidad crítica de opinión sobre los medios de comunicación y sus contenidos utilizando dinámicas de vigilancia que incluyen a niños, niñas y adolescentes.

 

El modelo parte de un hecho fundamental: el público infantil y adolescente consume gran cantidad de programas de televisión, su medio preferencial. Junto a este hecho, se consideran dos supuestos. El primero es que la conversación y la discusión son un motor educativo en tanto permiten tanto a niños como adultos entrenarse en el razonamiento. El segundo es que una actividad grupal ubica a niñas y a niños en un contexto similar al de su vida cotidiana en el colegio, la familia o el barrio.

 

Los juicios infantiles y adolescentes constan de reuniones cuya dinámica gira en torno a un proceso participativo en el que niñas, niños y adolescentes manifiestan sus opiniones frente a la oferta televisiva. La metodología desarrollada permite crear un ambiente en el que niños y niñas se sientan capaces de criticar, discutir y crear; no tener miedo a decir lo que piensan ni a proponer, aprendiendo a su vez a respetar al otro. Se trata de impulsar en ellos una cultura de diálogo frente a la televisión y promover actitudes ciudadanas frente a la producción cultural en miras a una necesaria educación cívica. Ello genera como es lógico un visionado televisivo más crítico, generando mecanismos de resistencia ante determinadas influencias negativas.

 

El proceso es participativo porque el centro de atención y expresión no es el conductor, sino cada uno de los niños y niñas presentes. De hecho, la metodología no funcionaría si es que no intervienen todos. Desde los aportes más tímidos, las reacciones más sutiles, hasta las participaciones constantes y los protagonismos. Se trata de un proceso participativo en el cual niños y niñas van aprendiendo a describir y explicar pero también a valorar sus expresiones, ganar confianza y relacionarse con la producción comunicativa que significan los contenidos televisivos. Y así, cada vez se hace más real el hecho de que están hablándoles a la televisión, a ese aparato-compañero con el que pasan gran parte de su tiempo.

 

Los juicios constan de un momento de crítica y otro de propuestas. Si bien ambos se encuentran entrelazados, procuran ser marcadamente distintos para que niñas y niños asuman una actitud diferenciada. En la parte crítica, se procura que tomen distancia de lo que ven, traten de ser fieles a sus gustos e identificar aquello que les disgusta y les molesta. En este sentido, aprenden a ser críticos desde lo que viven día a día, desde lo que los motiva.

Elementos: 

Los juicios infantiles empiezan con un conversatorio entre los niñ@s y quien conduce acerca de lo que significa la televisión en sus vida, en qué momentos del día ven televisión y qué es lo que más les gusta de ella. El docente debe cuidar de no imponer sus ideas, más bien debe fomentar un ambiente de libertad, de plantear la producción de cambios, dando sugerencias a los medios que ellos luego podrían convertir en cartas a medios y productores. En esta primera parte de los juicios, se lanzan tres preguntas y se hacen dos dinámicas:

 

  • Primera parte

 

Pregunta 1

 

¿Qué es lo que más les gusta de la televisión?

 

Dinámica 1

Tarjetas de programa favorito y el que menos gusta

 

Pregunta 2

Si les van a regalar un polo por su cumpleaños, ¿qué personaje les gustaría que esté en él? ¿Por qué?

 

Dinámica 2

Papelógrafo de cosas que no gustan de la tele, programas que molestan y aburren

 

Pregunta 3

¿Qué cosas nuevas, que no conocían, han visto por primera vez en la televisión? ¿Han visto familias en la televisión? ¿Cuáles?

(Ejemplos) ¿Cuál de esas familias te gustaría para ti?

 

Dinámica 3

Voto secreto en urna No. 1

¿Qué programas te prohíben ver tus padres?

Voto secreto en urna No. 2

Si pudieras, ¿Qué programas les prohibirías ver a tus padres?

¿Qué no te gusta que vean? ¿Por qué?

 

Luego se les pasa un video motivador de 10 minutos con imágenes de diversos programas actuales que representen la programación de los distintos canales de televisión, para, a partir de ello, generar un entorno confiable de conversación sobre lo que han visto. En este segundo momento del juicio es cuando se les hace una serie de preguntas que los estimula a reflexionar sobre lo que les gusta y no les gusta de la televisión y así, niñas y niños proponen y hacen demandas a la televisión.

 

  • Segunda parte

 

Pregunta clave



¿Cuáles programas de los que han aparecido en el video han visto alguna vez? / ¿Cuáles no recuerdan haber visto o no han visto nunca?

 

Retomando las preguntas del video

 

  1. Si ustedes hicieran los programas de televisión, ¿Cómo los harían? ¿Qué pondrían en ellos?
  2. Si les pudieran hablar a las personas que hacen los programas, ¿qué les pedirían que cambien? / ¿Para qué? O ¿Por qué?
  3. ¿Qué personaje te gustaría ver en los programas?
  4. ¿Qué te molesta de los personajes o personas que ves?

 

 

Finalmente, se les hace una consulta con preguntas sencillas para conocer más detalladamente sus opiniones y su consumo televisivo.

Aplicaciones: 

De acuerdo con la presentación del modelo, los juicios infantiles y adolescentes son una propuesta metodológica útil para:

 

  • Acompañar el consumo televisivo permitiendo a niñas y niños conversar y procesar lo que ven.
  • Entrenar en la crítica, el diálogo y el disenso; en escuchar a otros y respetarlos.
  • Ejercitar en la descripción, argumentación y análisis desde elementos familiares y preferidos.
  • Establecer una relación más cercana con otras realidades comprendiéndolas en su real dimensión.
  • Potenciar la capacidad creativa para proponer nuevas imágenes, realidades, personajes, etc.

 

Algunas potencialidades de la metodología son:

 

  • Poder construir un observatorio de medios institucionalizado y permanente de niñ@s y adolescentes desde la escuela.
  • Poder constituir un punto de encuentro con productores y programadores infantiles para el mejoramiento continuo de la oferta televisiva infantil y adolescente.
Fuente: 

"Ciudadanos de una Escuela Comunicativa. Ejes metodológicos y pedagogía de la comunicación". Material entregado a La Iniciativa de Comunicación por la Asociación de Comunicadores Sociales Calandria en noviembre de 2007.