Fecha Textos: 

Octubre de 2005

Este artículo, publicado en SciDev.Net, afirma que es importante que los gobiernos reconozcan que un periodismo científico responsable puede contribuir de forma importante a limitar el impacto de una pandemia global de gripe aviar. De acuerdo a este artículo, funcionarios de salud de todo el mundo advierten que el virus H5N1 de la influenza aviar podría desatar una pandemia global de influenza en los humanos, que podría costar millones de vidas. El autor afirma que “ya se está volviendo claro que comunicar de forma efectiva información precisa acerca de la enfermedad es una de las medidas esenciales para evitar su propagación”.

El artículo explica que muchos individuos y sectores dependen de información para poder tomar decisiones correctas. Funcionarios de los sectores de salud, veterinaria y gobierno necesitan información para diseñar sus medidas y asignar los recursos financieros y humanos. Es importante también que el público esté bien informado sobre la naturaleza de la gripe y sobre las estrategias para prevenirla. Hay también razones políticas para comunicar información confiable en forma efectiva, especialmente si es importante que los políticos no se sientan presionados a sobreactuar. Si bien los funcionarios del gobierno tienen la responsabilidad de garantizar que haya una buena difusión de la información, el artículo sugiere que el papel de los periodistas y los medios es igualmente importante, si no primordial.

así mismo, se afirma que la responsabilidad clave de los periodistas debería ser asegurar de que la información que divulgan es tan exacta como sea posible. Deberá ser consistente o bien con lo que es conocido y probado, o con lo que es considerado como más probable por las personas más familiarizadas con ese campo. Esto significa que para cubrir en forma efectiva noticias tales como la gripe aviar, los periodistas de la ciencia y la salud deben poder examinar por debajo de la superficie de lo que se les dice, para poder juzgar la solidez de la información que se les está dando. El escepticismo frente a los comunicados oficiales, aunque a menudo justificado, no es suficiente. Igualmente necesaria es la capacidad de discriminar entre pronunciamientos basados en información sólida, y aquellos que no lo están. El artículo sugiere, además, que la falta de infraestructura médica y científica en los países en desarrollo disminuye la capacidad de los gobiernos de enfrentar el reto de una epidemia que se propaga rápidamente, e incrementa la importancia de una comunicación pública efectiva.

El ejemplo del VIH/SIDA en África es utilizado para ilustrar la necesidad de una buena comunicación. El artículo afirma que los países que han sido más efectivos combatiendo la enfermedad no son los que tienen las infraestructuras médicas más sofisticadas, sino aquellos que, como Uganda, han sido los más abiertos en la comunicación relacionada con la enfermedad. En otros lugares como Sudáfrica, donde los líderes políticos han parcialmente negado la amenaza del VIH, las políticas oficiales han estado sesgadas.

El artículo concluye que comprometerse a ser transparente en relación con la pandemia no es suficiente por sí solo. Igualmente importante es la necesidad de asegurarse que quienes están en la primera línea de la comunicación pública –es decir, los periodistas de la ciencia y la salud- tengan las herramientas y la preparación adecuadas para adelantar su tarea. A medida que la amenaza de la gripe aviar se vuelve más importante en la agenda de los gobiernos alrededor del mundo, se le debe dar a esta necesidad la prioridad que requiere.

Resumen: 

Este artículo, publicado en SciDev.Net, afirma que es importante que los gobiernos reconozcan que un periodismo científico responsable puede contribuir de forma importante a limitar el impacto de una pandemia global de gripe aviar. De acuerdo a este artículo, funcionarios de salud de todo el mundo advierten que el virus H5N1 de la influenza aviar podría desatar una pandemia global de influenza en los humanos, que podría costar millones de vidas. El autor afirma que “ya se está volviendo claro que comunicar de forma efectiva información precisa acerca de la enfermedad es una de las medidas esenciales para evitar su propagación”.

El artículo explica que muchos individuos y sectores dependen de información para poder tomar decisiones correctas. Funcionarios de los sectores de salud, veterinaria y gobierno necesitan información para diseñar sus medidas y asignar los recursos financieros y humanos. Es importante también que el público esté bien informado sobre la naturaleza de la gripe y sobre las estrategias para prevenirla. Hay también razones políticas para comunicar información confiable en forma efectiva, especialmente si es importante que los políticos no se sientan presionados a sobreactuar. Si bien los funcionarios del gobierno tienen la responsabilidad de garantizar que haya una buena difusión de la información, el artículo sugiere que el papel de los periodistas y los medios es igualmente importante, si no primordial.

así mismo, se afirma que la responsabilidad clave de los periodistas debería ser asegurar de que la información que divulgan es tan exacta como sea posible. Deberá ser consistente o bien con lo que es conocido y probado, o con lo que es considerado como más probable por las personas más familiarizadas con ese campo. Esto significa que para cubrir en forma efectiva noticias tales como la gripe aviar, los periodistas de la ciencia y la salud deben poder examinar por debajo de la superficie de lo que se les dice, para poder juzgar la solidez de la información que se les está dando. El escepticismo frente a los comunicados oficiales, aunque a menudo justificado, no es suficiente. Igualmente necesaria es la capacidad de discriminar entre pronunciamientos basados en información sólida, y aquellos que no lo están. El artículo sugiere, además, que la falta de infraestructura médica y científica en los países en desarrollo disminuye la capacidad de los gobiernos de enfrentar el reto de una epidemia que se propaga rápidamente, e incrementa la importancia de una comunicación pública efectiva.

El ejemplo del VIH/SIDA en África es utilizado para ilustrar la necesidad de una buena comunicación. El artículo afirma que los países que han sido más efectivos combatiendo la enfermedad no son los que tienen las infraestructuras médicas más sofisticadas, sino aquellos que, como Uganda, han sido los más abiertos en la comunicación relacionada con la enfermedad. En otros lugares como Sudáfrica, donde los líderes políticos han parcialmente negado la amenaza del VIH, las políticas oficiales han estado sesgadas.

El artículo concluye que comprometerse a ser transparente en relación con la pandemia no es suficiente por sí solo. Igualmente importante es la necesidad de asegurarse que quienes están en la primera línea de la comunicación pública –es decir, los periodistas de la ciencia y la salud- tengan las herramientas y la preparación adecuadas para adelantar su tarea. A medida que la amenaza de la gripe aviar se vuelve más importante en la agenda de los gobiernos alrededor del mundo, se le debe dar a esta necesidad la prioridad que requiere.

Fuente: 

Tomado de The Communication Initiative. Traducción libre de La Iniciativa de Comunicación.