Fecha: 
Junio 1, 2011

En este estudio Emily Moyer-Gusé, Adrienne H. Chung y Parul Jain, profesoras de la Universidad del Estado de Ohio, Columbus, buscaron probar el efecto de narrativas audiovisuales sobre la discusión de temas tabú.

Las investigadoras trabajaron en este estudio bajo el supuesto de que los individuos usualmente evitan discutir sobre su historia sexual u opciones de sexo seguro con sus potenciales parejas, antes de involucrarse en comportamientos sexuales (Stebleton & Rothenberger, 1993). Esta falta de discusión aumenta la probabilidad de comportamientos sexuales riesgosos y por consiguiente, tiene consecuencias en la salud. 

Las autoras entonces realizaron un estudio en donde estudiantes universitarios debían observar 3 versiones de un capítulo de Sex and The City, serie de HBO. Los episodios fueron editados para contener (a) tramas sobre Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) donde los personajes principales discutían su historia sexual y pruebas médicas con sus amigos, médicos profesionales y parejas sexuales; (b) tramas sin estas discusiones; (c) episodios controlados que no contenían ni ETS ni salud sexual de ninguna forma. 

Metodologías: 

Para el experimento, la muestra estuvo compuesta de 243 estudiantes universitarios entre 18 y 42 años, quienes participaron en tres olas de recolección de datos a cambio de créditos académicos.

Primero se completó un pretest sobre la vida sexual pasada y el número de medios que usan. 24 horas después, los participantes asistieron a una sesión de laboratorio donde fueron aleatoriamente elegidos para ver uno de tres programas de televisión, basados en la manipulación del modelamiento de discusión sexual.

Luego de ver el programa, los participantes completaron un post test en forma de cuestionario, para ver sus reacciones, su autoeficacia y sus intenciones de comportamiento con respecto a las discusiones sobre salud sexual.

Dos semanas después los participantes completaron un post test retrasado, en donde se midió su actual comportamiento en el tiempo desde la prueba.

Prácticas: 

Los participantes discutieron los episodios con amigos (75%) y parejas románticas (25.7%). Los pertenecientes a la condición de discusión fueron más propensos a hablar con su pareja que aquellos que estuvieron expuestos al capítulo que no tenía la discusión o en la condición controlada.

Los participantes en la condición de discusión fueron más propensos a mencionar ITS en sus conversaciones sobre episodios (38.5%) que el resto.  Se reveló que aunque tanto la condición de discusión como sin discusión tocaban el tema de ITS, la condición de discusión indujo más conversaciones de salud sexual con sus parejas, proveedores de salud y amigos.

Resultados: 

La exposición al comportamiento modelado motivó a los televidentes a participar de discusiones sexuales en las siguientes dos semanas. La mayor identificación con estos personajes facilitó este efecto mediante el mejoramiento de la auto-eficacia y la reducción de contra argumentos. Se concluye que la identificación con los prsonajes que tratan temas tabus en programas de narrativas de entretenimiento y diversión afectan directamente la salud sexual de aquellos que las observan.

Oprima aquí para adquirir el estudio completo (en inglés).