Fecha Textos: 

Diciembre de 2004

Existe un creciente cuerpo de evidencia que demuestra que la movilización social y la comunicación desempeñan un papel crítico en la prevención y el control sostenibles del dengue. En este documento, realizado por la Organización Mundial de la Salud, se resumen aspectos clave de 12 estudios nacionales de caso sobre iniciativas que ilustran dicha situación.

Resumen: 

Los estudios de caso fueron originalmente comisionados para ilustrar - en una guía de la OMS- aspectos centrales de la planeación de movilización social y comunicación para la prevención y el control del dengue (Parks y Lloyd 2004). Todos ellos dan cuenta de una nueva generación de programas contra el dengue caracterizada por:

  • Descentralización de los recursos y de la toma de decisiones;
  • Enfasis en negociación y cambio social, y no en educación para cambio en el conocimiento;
  • Abogacía dirigida a los sectores gubernamental y privado, para incrementar el compromiso político y financiero;
  • Formación de asociaciones y redes de apoyo, mediante movilización intensa;
  • Mayor énfasis en aspectos medioambientales, tales como una mejor planeación urbana y mejores servicios, incluyendo manejo de las basuras y abastecimiento de agua, y una activa participación de las comunidades [7, 23-33].


En el proceso de desarrollo de la guía de la OMS, 12 equipos nacionales fueron invitados a escribir cortos estudios de caso, describiendo innovaciones en la prevención y el control de D/DH, y enfocándose en movilización social y comunicación. Los estudios incluídos en este documento ofrecen una interesante mezcla de experiencias y lecciones aprendidas. Casi todos discuten el valor de la investigación y la teoría de las ciencias sociales, como guía en los diseños iniciales, y en la facilitación de los estudios de seguimiento y posterior evaluación de las actividades de movilización y comunicación. Considerados en conjunto, los estudios de caso dan una visión única de la nueva generación programas contra el dengue. Los casos incluídos son:


Cada estudio hace énfasis en la necesidad de crear procesos de seguimiento y de evaluación eficientes, no sólo para garantizar que las actividades vayan por buen camino, sino para poder demostrar su impacto, y enfatiza que los indicadores entomológicos estándar no son medidas ideales cuando se trata de evaluar la efectividad y eficiencia de la movilización social y la comunicación.

El estudio concluye que la movilización social y la comunicación pueden alcanzar un impacto sobre el comportamiento frente a enfermedades como el dengue, pero que no funcionan por sí mismas. Mejoras en la infraestructura de la salud pública, vigilancia epidemiológica y entomológica, un efectivo manejo clínico, y preparación para enfrentar emergencias, son necesarios para alcanzar un más efectivo control del vector, además de "coordinación intersectorial, participación activa de la comunidad y refuerzo de las políticas y la legislación relacionadas con la salud".

Según los autores, "los estudios de caso capturan la visión, creatividad y dedicación de unos pocos equipos nacionales. Puede ser para algunos descorazonador descubrir que estamos sólo empezando a comprender el nivel de inversión que una efectiva movilización y comunicación social requiere en términos de investigación, planeación, organización, tiempo y apoyo social, político y financiero. Sin embargo, dada la tendencia epidemiológica global del dengue, es evidente que mantener el status quo no es una opción aceptable. Un nuevo paradigma para la prevención y el control sostenibles del dengue está emergiendo y con él estamos aprendiendo formas más efectivas de involucrar al público general y a otros grupos interesados en la tarea de controlar esta enfermedad".

Fuente: 

Material entregado a La Iniciativa de Comunicación por The Change Project. Traducción libre de La Iniciativa de Comunicación.