Fecha de Publicación

Octubre de 2016

El presente informe, elaborado por el Grupo de Investigación en Comunicación, Cultura y Cambio Social PBX (Universidad del Norte) para UNICEF, hace una revisión exhaustiva de literatura de los últimos 10 años, sobre la evidencia de estrategias que resultan eficaces para alentar la adopción de conductas de protección en la prevención del Dengue, Chikungunya y Zika. La revisión se hizo en bases de datos como Google Scholar, Cochrane Review, Com Update, Electronic Journal Communication, International Research Consortium on Dengue Risk Assessment, Management and Surveillance, entre otros. La inclusión de los estudios se dió a partir de los descriptores: Dengue, Chikungunya, Zika, Malaria /intervenciones / barreras / actitudes, conocimientos y prácticas/ medidas de protección personal/ repelentes/ mosquiteros/ ropa cubierta/ mujeres gestantes y sus equivalentes en portugués e inglés. De 3427 resultados de búsqueda, se incluyeron 52 artículos que cumplieron con los criterios de selección, hasta filtrar 23 que fueron pertinentes para el propósito del documento.

Entre las estrategias más eficaces presentadas por el documento, se encontraron los procesos participativos, la educación social y en menor medida procesos de comunicación vertical. Los procesos participativos por su parte, permiten el empoderamiento tanto de la comunidad como de los individuos que la conforman; la educación social, que integra y forma a la comunidad preparándola para los posibles retos y dándole además herramientas para convivir en sociedad; y por último, la comunicación vertical que ha funcionado a partir de campañas como la de distribución gratuita de mosquiteros tratados con insecticidas y acompañados de acciones educativas.

Respecto a los obstáculos e impedimentos a la hora de lograr que las personas tengan prácticas de auto protección, se encontró que el nivel de percepción de riesgo, la calidad de los mensajes, los factores socio-demográficos, ambientales, de manejo y culturales, la confianza excesiva en el control químico y dejar en manos del gobierno la responsabilidad exclusiva de la prevención, han sido factores clave para entender la problemática. El tema de la percepción del riesgo por ejemplo, permite comprender la apatía y resistencia de las personas frente a los programas de prevención, para algunos resulta un tema parte de su cotidianidad ya que han convivido con los mosquitos por mucho tiempo. En cuanto a las falencias en la calidad de los mensajes, éstas residen en la falta de educación sobre el tema, la confusión frente a cómo usar las medidas de prevención que el gobierno brinda a las personas, entre otros. Los factores socio - demográficos, ambientales, de manejo y culturales evidencian costumbres que tienen las personas frente a mecanismos como los mosquiteros, argumentando que les proporciona calor e incomodidad, por lo cual se resisten a usarlos.

Dentro de los factores culturales que constituyen obstáculos aparece la supuesta efectividad del uso de inciensos para ahuyentar los mosquitos o raquetas para matarlos, que no resultan eficiente si se quiere eliminar la presencia de los animales, ya que una picadura basta para transmitir el virus. Otros casos como el de mujeres gestantes se relacionan con factores educativos y socio económicos, en tanto, las mujeres con mayor nivel educativo y socio económico tienden a adoptar en mayor medida conductas de protección.

Finalmente, en las conclusiones del informe se presentan una serie de recomendaciones que promoverían esta adopción de conductas de auto protección en las personas, tales como: permitir que miembros voluntarios de la comunidad jueguen roles activos desde su diseño, implementación hasta su evaluación final; promover acciones concretas que den resultados efectivos a corto plazo en la adopción de conductas protectoras entre las mujeres gestantes, de tal manera que se genere una percepción de que el programa está siendo eficaz y disponer de una información que, además de ser técnica, científica y veraz, sea clara y contextualizada culturalmente, entre otros.

Fuente: 

Información enviada por el Sr. Jair Vega, investigador del Grupo de Investigación en Comunicación, Cultura y Cambio Social PBX de la Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia en Mayo 25 de 2017.