Autor: 
Emrys Shoemaker
Fecha de Publicación
Abril 4, 2017
Afiliación: 

Panos Londres

Este documento, fue escrito como un llamado a los estrategas y defensores del desarrollo. Argumenta el caso de la centralidad de la comunicación en el campo del desarrollo y establece la agenda para la acción de los gobiernos, donantes y sociedad civil. Este documento se opone a que la comunicación sea “… introducida en los programas en dosis pequeñas, demasiado tarde, o de manera fragmentada. Panos London argumenta que la comunicación necesita ser incluida desde el principio en todos los análisis de los problemas de desarrollo, en el establecimiento de sus objetivos y políticas, en la planeación, y en todos los niveles de la implementación”. 

De la introducción:

“Muchos de los que elaboran las políticas ya han reconocido la importancia de la comunicación. Sin embargo, la acción está rezagada. Quienes elaboran las políticas no tienen suficientes conocimientos de los pasos específicos para fortalecer los procesos de comunicación. Algunas veces, la voluntad política también está ausente: después de todo, dejar que los pobres participen directamente reta a las estructuras de poder existentes. Al adoptar un enfoque holístico (a la comunicación para el desarrollo, influyendo todos los canales como broadcast, impresos, telefónicos, digitales, y cara a cara) se puede facilitar la formación de sociedades abiertas donde los procesos de información y comunicación son vistos como “bienes públicos” que benefician a todos los ciudadanos y maximizan el impacto del desarrollo. Una característica de estos bienes públicos es que entre más personas los usen, mayor es el beneficio. Los procesos de comunicación deben ser considerados bienes públicos porque contribuyen al desarrollo de la sociedad, gobernanza,  paz y prosperidad. “En el corazón del cambio” establece dicho enfoque, mostrando como la información, comunicación, los medios y las TICs son agentes poderosos de cambio, cómo pueden dar voz a los pobres y contribuir al desarrollo sostenible. Existen muchos argumentos sobre el rol de los gobernantes, sociedad civil y la economía en un desarrollo exitoso; pero este paper argumenta que la información y la comunicación están en el centro de todo esto”.

El documento soporta la centralidad de la comunicación para el desarrollo como una forma para que las personas participen – tanto en recibir información como en hacer escuchar sus voces – para romper los patrones de la exclusión política y social. La comunicación está situada en el corazón de una buena gobernanza, la cual como se ha dicho aquí, requiere de transparencia para hacer la rendición de cuentas para los ciudadanos posible. Esta es nombrada como la tela que constituye una sociedad civil sana, que está llena de redes – interpersonales, informales y culturales- que proveen un flujo vibrante de información y comunicación, involucrando personas en la discusión de asuntos que los afectan, y se refleja en el cambio de las actitudes sociales y de los comportamientos individuales. La comunicación es descrita como clave para el desarrollo económico, afectando un rango de iniciativas desde los tratados internacionales hasta las condiciones de crecimiento y los mercados justos. El documento entonces busca poner en un lugar crítico las características de los medios abiertos, influyendo la libertad de opinión, el pluralismo de los propietarios, un cuerpo entrenado de reporteros, y unas regulaciones que busquen darle voz a un gran rango de grupos.

Este documento afirma que la comunicación necesita apoyo de las organizaciones de desarrollo. Las áreas que pueden ser apoyadas son los gobiernos y los medios que luchan por seguir el paso de la tecnología. Otra área son los pobres económicamente, quienes tratan de ganar acceso a las herramientas de comunicación marcadas por el mercado, y que demuestran la necesidad de desarrollar su uso como bienes públicos disponibles universalmente.  Tanto el apoyo directo en la parte financiera como el apoyo para desarrollar nuevas agendas de políticas y regulaciones, son necesarias. 

Se concluye con una agenda cuatro de cuatro puntos para la acción. Entre los detalles de está agenda se encuentra: 

  • Construir sistemas de información y comunicación más abiertos, en esta agenta se encuentran direccionamientos para el uso de la comunicación por los gobiernos ( para promocionar la participación y el acceso libre a la información, involucrar a los ciudadanos y a la sociedad civil en el proceso, y asegurar la transparencia y el diálogo con las instituciones del gobierno a través de la administración, el entrenamiento y el compromiso político); por los donantes ( para que apoyen a las organizaciones de la sociedad civil, monitorear la responsabilidad de los gobiernos, y hacer lobby o abogar por unos procesos de comunicación participativos y abiertos); y para los ciudadanos (con el fin de que inviertan  y desarrollen la capacidad de evolucionar en las oportunidades de una comunicación completa desde lo político, económico y cultural). 
  • Trata la información, comunicación y los medios como un “bien público” e invertir de acuerdo a esto. Esta agenda direcciona a los gobiernos a asegurar que las TICs estén disponibles para todos los ciudadanos a través de la combinación de mercados competitivos, regulaciones, acceso a servicios públicos, entrenamiento, acceso rural y liderazgo, acceso a múltiples lenguajes locales, y nuevas tecnologías o software bien diseñados.  Los gobiernos deben buscar formas innovadoras de provee apoyo financiero  para el interés público del contenido de los medios sin interferir en la línea editorial.
  • Tener una visión holística de los procesos de comunicación e integrar las comunicaciones dentro de la planeación e implementación. Aquí el documento recomienda apoyo, tanto de los donantes y los gobiernos, para la planeación de la comunicación, particularmente en los procesos de políticas y desarrollo para la sostenibilidad y la inclusión.
  • Invertir en el desarrollo de los medios. De la siguiente forma
    • Establecer la libertad de los medios y un ambiente de regulaciones que apoyen los procesos
    • Apoyo en el desarrollo de la infraestructura de los medios y una sostenibilidad a largo plazo
    • Construir capacidades en los medios y profesionalismo
    • Apoyar el mejoramiento de la calidad y diversidad del contenido de los medios