Fecha
Año: 
2010

El presente estudio tuvo como objetivo determinar el empoderamiento individual con las medidas de prevención y control del dengue en una comunidad de  tres barrios de la ciudad de Bucaramanga, Colombia, durante el año 2008. Santander es uno de los departamentos más afectados por el virus, su capital presenta 85% de los casos de todo el departamento. Por loq ue se genero una estrategia de atención primaria en salud (APS) que involucró coordinación intersectorial y participaciónd e la comunidad. En este lugar, estudiantes de medicina, previamente entrenados, visitaron casa por casa, aplicaron encuestas e impartieron la educación sobre el virus.

Metodologías: 

Para evaluar el empoderamiento, se realizó una encuesta transversal a 930 personas de juntas de acción comunal, comunidades religiosas, madres comunitarias, directivos y profesores de centros educativos, grupos de la tercera edad, pastoral social y líderes comunitarios.

Prácticas: 

En cuanto al empoderamiento: 347 (37,3%) encuestados consideran que sus sugerencias fueron escuchadas, 339 (36,5%) tienen posibilidades de realizar acciones de control, 336 (36,1%) educan a otras personas, 307 (33,0%) lavan la pila una vez por semana, 213 (22,9%) reclaman a las autoridades medidas de control, 212 (22,8%) acuerdan con vecinos recolección de inservibles, 177 (19,0%) asisten a reuniones, 55 (5,9%) participan en actividades de prevención, 29 (3,1%) lideran campañas y 31 (3,3%) consiguen ayuda para programas.

Resultados: 

Otros hallazgos mostraron que en 70 (7,5%) viviendas se habían presentado casos de dengue en el mes anterior y en 26,1% se encontraron larvas del zancudo. 

En este sentido, los autores afirman que los niveles de empoderamiento fueron bajos a pesar de las campañas y de haberse presentado varios casos de dengue. Recomiendan incentivar e integrar a la comunidad para obtener mayor empoderamiento y éxito en el control del virus. Se encontró que los conocimientos sobre la enfermedad son más óptimos, pero las prácticas son muy pobres, sobre todo en lo referente a la participación comunitaria con respecto a las medidas de prevención. Esto quiere decir que las campañas gubernamentales han tenido poco éxito, prueba de ello es que continúa ocurriendo casos, y cada vez más graves.