El teatro, a diferencia de otras formas de comunicación (radio, prensa, televisión, cine. etc), permite un contacto más directo con el público y, si además es interactivo, facilita la comunicación con las personas espectadoras, escuchando las necesidades de éstas y retroalimentando directamente a la comunidad o a las personas.


Sin embargo, aunque se haga con la mejor intención, si no se utiliza correctamente, puede ser una herramienta peligrosa y reforzar falsas creencias o prejuicios e impulsar actitudes o comportamientos discriminatorios o estigmatizantes (por ejemplo, si el público al ver la obra se queda con la idea de que 'el VIH se pega en los bares').


Pra evitar esto, Unesco y Onusida, a través del proyecto "Un enfoque cultural de la prevención y la atención del VIH/SIDA", sugieren cuidar lo que se dice (la información transmitida), cómo se dice (el lenguaje que se utiliza) y cómó se representa (vigilar la presencia de estereotipos). Resalta también la importancia de validar lo que se está haciendo durante el proceso, tanto con profesionales en VIH/SIDA como con el público al que se está dirigiendo.

Elementos: 

Este modelo sugiere 4 procesos básicos:

  1. Organizar el grupo: Lo ideal es comenzar con grupos ya formados, que tienen costumbre de trabajar juntos y cuentan con el apoyo y el reconocimiento necesario. Sin embargo, empezar de cero permite constituir un grupo con perfiles definidos y adapatados a la necesidad del proyecto.

Es recomendable que el grupo sea de la misma área geográfica en donde se harán las presentaciones (basado en los principios de la educación de pares: "si mi gente me habla, la entiendo mejor"). Sin embargo, el mestizaje y la multiculturalidad enriquecen el trabajo y fortalecen, además, la idea de que el SIDA es asunto de todas y todos. Así mismo, es deseable que las persona que participan en el grupo:

  • Tengan capacidad de liderazgo, poder de convocatoria y sean comunicadoras.
  • Tengan disponibilidad para reunirse y viajar.
  • Estén comprometidas en la lucha contra el VIH/SIDA.
  • Demuestren iniciativa.
  • Hablen el idioma del público.
  • Tengan experiencia en teatro para llegar al público de una forma creible o estén motivadas para hacerlo.
  • Conozcan y manejen adecuadamente los conceptos técnicos básicos sobre el VIH/SIDA.
Planificar el tiempo: Cada grupo deberá hacer la planificación con base en el tiempo del que dispone, los horarios para reunirse, la disponibilidad de los integrantes, la experiencia previa en teatro, el dominio del tema, etc. La planificación debe incluir tiempo para:
  • Investigación sobre el tema y el público.
  • Capacitación y vivencia en VIH/SIDA, sexualidad y otros temas relacionados (40 horas, durante un mes con varios encuentros semanales, en un intensivo de cinco días, etc).
  • Creación de la obra y ensayos (60 horas aproximadamente)
  • Elaboración de accesorios, vestuario y escenografía, si fueran necesarios para la obra (20 horas aproximadamente)
  • Evaluación del piloto, mediante debates y retroalimentación con público diverso e integración de cambios en la obra (20 horas aproximadamente).

  1. Investigar las necesidades: Para que la obra tenga solidez es necesario conocer el entorno y la realidad para elegir y trabajar tanto el fondo - la información a transmitir (qué neceita el público, qué sabe y qué no sabe tanto)-, como la forma -las técnicas a utilizar, la historia (qué va a enganchar más al público, en qué cosas se va a sentir identificado).

Es importante realizar una investigación previa que permita saber cómo la gente está adquiriendo la enfermedad, que comportamientos de riesgo existen, quién los práctica y por qué. Se deben tomar en cuenta factores culturales, ideas, mitos, creencias y prejuicios que exiten en las comunidades donde se van a hacer las presentaciones. Los modos de transmisión y de interpretar la enfermedad tienen relación con los códigos culturales de las personas, grupos y comunidades (pensares, quereres, decires, sentires y haceres). Puede ser de gran utilidad averiguar con qué recursos cuenta la población (centros de salud, recursos artísticos: música, danza, etc), y que códigos culturales manejan.

  1. Transmitir la información: No se trata sólo de decirle al público que todos somos vulnerables al VIH/SIDA, sino que es importante saber como decírselo. Los mensajes clave pueden yudar. Deben ser: cortos, claros, sencillos y contener lo más importante. No se puede hablar de todo en una obra y por eso es importante saber elegir.

La repetición del mensaje ayuda a la comprensión y a la retención para que el tema quede muy claro en la historia (se puede reiterar escenificando, hablando, etc). Así mismo es fundamental asegurarse de que la información transmitida sea verdadera, por lo que hay que cuidar que venga de una fuente fiable.

Lo más importante es aseguarase de que el lenguaje no sea discriminatorio u ofensivo. Tratar de usar siempre los términos correctos, pero de tal manera que se entienda. Algunas de las expresiones erroneas más comúnmente usadas son:

  • Pegar el SIDA, contagiar, contaminar - deben reemplazarse por "transmitir, adquirir o pasar el VIH"
  • SIDA - debe reemplazarse por VIH cuando no se ha desarrollado la enfermedad
  • Sidoso, sidático, infectado, contaminado, seropositivo - debe reeemplazarse por "Persona viviendo con el VIH"
  • Hueco, bollera, maricón, comelón, cochón - Deben reemplazarse por expresiones apropiadas como homosexual, lesbiana, gay, HSH (hombres que tienen sexo con hombres), MSM (mujeres que tienen sexo con mujeres).
  • Prostituta - debe reemplazarse por "trabajadora del sexo comercial (TSC)"
  • Culpa, culpable/pecador, inocente - debe reemplazarse por expresiones que normalicen la enfermedad frente a la idea que se tiene de otras enfermedades.

Así mismo, es importante saber el significado de las palabras y expresiones para que sean usadas de manera apropiada:

  • Víctimas: son personas que no pueden hacer cualquier cosa sobre su situación, y la gente que vive con VIH ...puede.
  • Pacientes: Implica un estado constante de enfermo pasivo.
  • Portadores: Deshumaniza a las personas. Hay que recordar que el VIH no es un gen y por tanto, no se porta.
  • Contaminado: Algo que se contamina no es útil y no es el caso de quien vive con el VIH.
  • VIH positivo o VIH: Una persona no es VIH en sí misma. Se vive con el VIH una vez se ha sido infectado con el virus. Una persona con SIDA es VIH+, pero no todos aquellos que son VIH+ tienen o desarrollarán el SIDA.
  • Asesoramiento y pruebas voluntarias confidenciales: No es una "prueba del SIDA"- sólo se hace el test para detectar el VIH, no para el SIDA. El diagnóstico positivo en una prueba de VIH no significa que automáticamente una persona tenga el SIDA. Esta distinción también ayuda a presentar una perspectiva más esperanzadora a la persona que da positivo en la prueba, más que pensar que es automáticamente una pena de muerte.
Aplicaciones: 

Las posibilidades del juego dramático hacen que el público se sienta identificado con lo que sucede. Por ello, la educación recurre a menudo a esta herramienta para comunicar y reflexionar sobre diversos temas.

El teatro puede considerarse un elemento determinante en las trasformaciones sociales. Utilizado de forma apropiada, es capaz de:

  • Interesar y retener la atención de un mayor número de personas que otros métodos más clásicos de acción socio-educativa como las conferencias y las charlas, por su viveza y porque se apoya sobre la realidad.
  • Hacer y decir libremente (una vez rotas las barreras con el público).
  • Desmitificar algunos aspectos de la enfermedad y romper barreras y tabúes en cuanto a sexualidad usando el humor.
  • Suscitar emociones fuertes que favorezcan la durabilidad del impacto del mensaje.
  • Adaptarse a las realidades locales para ser más accesibles a poblaciones que no pueden leer y escribir utilizando idiomas locales y técnicas visuales.
  • Llamar la atención y suscitar el interés de la comunidad hacia problemas prioritarios o de actualidad.
  • Cuestionar creencias, actitudes y comportamientos, ayudando a luchar contra el miedo, el rechazo y lo prejuicios.
  • Abrir debate y reflexión en la comunidad, generando así un efecto multiplicador.
Fuente: 

Tomado del "Manual de Teatro y VIH SIDA", para México y Centroamérica, publicado por UNESCO y ONUSIDA, en el marco del proyecto "Un enfoque cultural de la prevención y la atención del VIH/SIDA"