Subtítulo: 
Bases científicas de la importancia del desarrollo de la primera infancia en un mundo globalizado

J. F. Mustard. Presidente Fundador del Instituto Canadiense para la Investigación Avanzada

Resumen: 

El presente estudio se inicia con una breve reseña de la evolución de la especie humana desde el surgimiento de los grupos de cazadores-recolectores, hace 200.000 años, hasta las civilizaciones que comenzamos a crear hace 10.000 años. La competencia y calidad de la población reviste cada vez mayor importancia en un mundo en que el saber y la tecnología registran un crecimiento exponencial, unido al crecimiento demográfico y a modificaciones de la edad de la población y la globalización. Existen considerables pruebas de que la evolución experimentada por el cerebro humano ha influido sobre la salud, el aprendizaje, la innovación y el comportamiento.

 

Uno de los objetivos de este estudio ha consistido en crear un marco institucional que garantice a las poblaciones de todo el mundo la posibilidad de comunicarse fácilmente entre sí y reconocer las consecuencias de los nuevos conocimientos para el desarrollo.  La gran heterogeneidad cualitativa del desarrollo humano dentro de los países y de diferentes regiones del mundo plantea un desafío de grandes proporciones para llevar a todos los miembros de la especie humana al mismo nivel de bienestar y competencia.  Las desigualdades en materia de salud, desarrollo, ingresos, alfabetismo, así como la inestabilidad social y la violencia imperantes en distintas partes del mundo plantean graves problemas a los continuos experimentos en materia de civilización. 

 

Para alcanzar el objetivo de lograr mayor competencia y calidad para la población y establecer sociedades sostenibles, estables, equitativas, tolerantes, pluralistas y democráticas, es importante encontrar vías que  conduzcan a óptimos resultados en cuanto a desarrollo humano, salud y bienestar en todas las regiones del mundo.  La continua evolución y el mejoramiento del funcionamiento del cerebro humano influirán sobre las posibilidades que tenemos de hacer frente a los desafíos y oportunidades que enfrentamos (Keating y Hertzman, 1999; Balter, 2005; Evans y otros, 2005; Mekel-Bobrov y otros, 2005).  Para ello, este documento se platea comprender el desarrollo del cerebro y su continua evolución y la manera en que la experiencia obtenida en las primeras etapas de la vida afectan  su desarrollo. 

 

En este documento se presenta una reseña sobre el hecho de que el desarrollo infantil y el desarrollo del cerebro basado en la experiencia de los primeros años de vida establecen vías biológicas que afectan las aptitudes cognitivas, el comportamiento (violencia), la capacidad de aprender, la memoria y la salud física y mental a lo largo de todo el ciclo vital.  La manera en que las sociedades conozcan y apliquen los nuevos conocimientos sobre los factores que influyen sobre el desarrollo de la primera infancia y el desarrollo humano influirán poderosamente sobre la competencia, la calidad y el bienestar de las futuras poblaciones y sobre el tipo de culturas, sociedades y civilizaciones que   stán por crearse .  Uno de los grandes logros de los continuos experimentos en materia de civilización consiste en el mejoramiento de la salud y el bienestar de la población de los países desarrollados a partir los cambios socioeconómicos vinculados con la Revolución Industrial.  Parte de la explicación del mejoramiento de la salud, la educación y el bienestar de la población de los países occidentales en los últimos 250 años, está relacionado con los cambios socioeconómicos vinculados con la Revolución Industrial y los efectos experimentados por la salud y el desarrollo infantil. 

Fuente: 

Información enviada a La Iniciativa de Comunicación por Maite Onochie, Especialista en Desarrollo Infantil Temprano, UNICEF, noviembre de 2009.