La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, comenzó sus programas para Centros Multimedia Comunitarios (CMC) en Sri Lanka en el 2001 y hoy cuenta con más de 20 CMC pilotos en El Caribe, África y Asia.

Un Centro Multimedia Comunitario (CMC) combina alguna forma de radio local con facilidades de telecentro, bajo alguna forma de propiedad de la comunidad con el objetivo de servir como una plataforma de comunicación e información para las necesidades de desarrollo de la comunidad.

La idea básica detrás de este modelo es hacer el uso máximo de la sinergia entre los componentes de la radio y el telecentro. La comunidad aprovecha el gran alcance de la radio y su potencial para posibilitarle a la gente local que transmita el contenido en los idiomas que se usan localmente; luego une estas características a la prestación de capacitación en el uso de la computadora, acceso a Internet y otras fuentes digitales.
Elementos: 

Dentro de este marco básico, los CMC pueden ser de varios tipos, a menudo determinados por factores en el contexto local, nacional o regional. Si, por ejemplo, la legislación de radiodifusión nacional no permite aún a la radio comunitaria tener acceso a las ondas pero permite acceso irrestricto a Internet o a redes de cable, entonces el componente de la radio puede basarse en Internet o cable. En otra área importante, aquella de la propiedad de la comunidad, este principio que es común a todos los CMC puede ser trasladado a una variedad de arreglos prácticos.

Radio y telecentro comunitarios independientes: El tipo de CMC más ampliamente practicado tiene una estación de radio comunitaria que comparte sede, gestión y otros arreglos estructurales, con un telecentro. Algunas de sus caracterísitcas más importantes son:

 

  • La radio generalmente difunde en FM entre 8 a 18 horas por día dentro de un radio de 10 a 15 kilómetros.
  • Su personal está compuesto mayoritariamente por voluntarios - uno o dos de ellosde manera permanente.
  • Obtiene ingresos de publicidad, mensajes y programas pagados por individuos y organizaciones.
  • El telecentro puede tener entre 3 y 12 computadoras para uso del público con un horario de apertura en la mañana y en las últimas horas de la tarde.
  • Cobra por el acceso a Internet, por escanear y fotocopiar, así como por cursos de capacitación.
  • También ofrece algunos servicios gratuitos o a tasas discrecionales para grupos particulares dentro de la comunidad de acuerdo a las necesidades de la misma y a las prioridades de desarrollo.

Este tipo de CMC funciona de muchas maneras como cooperativa, obteniendo ingresos y buscando lograr sustentabilidad financiera al equilibrar las actividades con fines de lucro y las que no lo tienen. Tiene generalmente un alto nivel de participación comunitaria en sus procesos de toma de decisiones, a través de un comité directivo, un consejo directivo, grupos básicos de usuarios, asociaciones de ciudadanos locales, etc.

Transmisor de servicio público: Los CMC pueden actuar como transmisores de servicio público como parte del sistema de transmisión nacional, generalmente a nivel local o quizás regional. Este es el caso de Kothmale en Sri Lanka, un CMC piloto de UNESCO desde el cual se han desarrollado otros modelos de CMC. Sus características más importantes son:

 

  • Desde el principio estos CMC no cobran a los usuarios por el acceso a las computadoras, Internet o servicios de radio.
  • Como en cualquier medio o aplicaciones de TIC para el desarrollo, la participación de las comunidades locales es esencial en su capacidad como escuchas, usuarios, prestadores, voluntarios y capacitadores coetáneos. en su centro.
  • Como servicio público este tipo de CMC no ofrece servicios comerciales como fax, encuadernación de documentos, escaner y fotocopiado.
  • La sustentabilidad del servicio público depende del apoyo del gobierno y un marco estable a largo plazo dentro del cual se pueda desarrollar el CMC.

CMC basado en cable e Internet: Este CMC es propio de países en donde la legislación nacional no permite que la radio comunitaria tenga acceso a las ondas. Estos CMC tienen que encontrar alternativas para la radiodifusión; a menudo con un objetivo final de ser capaces de cambiar para la transmisión radial una vez que haya un cambio en la legislación, ya que la radio tiene, por lejos, el alcance más grande.

La radio en Internet es una posibilidad en estas circunstancias. Su mayor desventaja es que el acceso está limitado a los usuarios de computadoras. Su ventaja es que los usuarios a menudo pueden ser capaces de acceder a programas a la hora que elijan, no sólo a la hora de la transmisión. La radio en Internet alienta la interacción dándole al escucha oportunidades de responder a los programas, realizar preguntas, votar en sondeos de opinión, etcétera, creando un volumen adicional al componente online.

Propuesta combinada: Algunos CMC han comenzado combinando vídeo, red de cable local y medios impresos con TIC y radio, mientras otros combinan varias estaciones de radio con un telecentro. Este tipo de CMC se encuentra en Mali, donde hasta tres estaciones de radio FM comunitarias y privadas están dando servicio a entre 50.000 y 250.000 personas. Construyendo sobre la infraestructura y recursos existentes, el modelo de CMC en Mali introduce un telecentro dentro del local de una estación de radio y dispone un memorándum de comprensión (MOU - memoranda of understanding) para los planes de organización, con el propósito de asegurar que todas las estaciones de radio sean socias y beneficiarias de las facilidades del telecentro. Es importante asegurarse de que esto sea así realmente en la práctica.

La ventaja de este modelo es que es altamente económico en la forma en que maximiza el uso de los recursos y el impacto potencial de las TIC dentro de la comunidad donde la población seguramente no podría sustentar cuatro o cinco CMC. Este enfoque también ayuda a federar las estaciones de radio existentes y las alienta a unir sus fuerzas en torno a metas de desarrollo importantes.

Centro cultural comunitario: Un CMC dentro de un centro cultural también se beneficia de la aproximación cultural para el desarrollo, el cual organiza actividades en torno a eventos – shows, reuniones, exhibiciones y competencias. Estos usan el arte tradicional, artesanías y habilidades creativas de la comunidad, y están centrados en la participación. Dichas prácticas se trasladan a la radio muy fácilmente, y con recursos y capacitación suficientes se pueden trasladar también al medio digital.

Se pueden desarrollar muchos otros tipos de CMC en el marco de las estructuras de desarrollo de la comunidad tales como centros comunitarios de información de la salud, redes de cultivo y agricultura, clubes juveniles, iniciativas de conservación ambiental o redes que funcionen para gente con discapacidades. Las instituciones educativas especialmente, ofrecen buenas posibilidades para la sustentabilidad a largo plazo.

Aplicaciones: 

Cuando UNESCO lanzó su programa para los Centros Multimedia Comunitarios (CMC), la Radio de la Comunidad de Kothmale era un prototipo único: el único ejemplo existente de un CMC. Dos años antes, esta estación de radio rural había agregado un pequeño telecentro de acceso directo donde la gente local podía usar Internet y obtener capacitación en el uso de la computadora. Programas diarios de “radio búsqueda” traían la información on-line directamente a los hogares de la gente en sus propios idiomas. Esto aseguraba que toda la comunidad se familiarizase con el ciberespacio y tomara conciencia de la utilidad de las TIC.

Hoy, más de veinte CMC pilotos están operando en 15 países de África, Asia y el Caribe. Ahora UNESCO está concibiendo ampliarlos. El modelo Kothmale se ha adaptado exitosamente a una variedad de diferentes ambientes y contextos. La premisa básica continua siendo: la combinación del acceso a la radio local y a las TIC ofrece una efectiva puerta de entrada a la Sociedad de la Información para las comunidades marginadas. La radio de la comunidad conectada con un pequeño telecentro, aumenta de manera exponencial el alcance e impacto del equipo de computación y las fuentes digitales disponibles en una comunidad dada.

Según Unesco, la llave para el éxito de un centro multimedia comunitario es la capacidad de dar los servicios que su comunidad necesita. Esto es por encima de todo, un tema de contenido. El acceso a la World Wide Web es probable que le sea de poca utilidad a un granjero o a un comerciante rural sin conocimientos de los idiomas internacionales más usados en Internet. ¿Qué contenido se necesita? El contenido que se genera localmente, contenido de importancia local, contenido en idiomas locales, contenido educativo, contenido en diferentes formas – audio, digital, impreso, vídeo o materiales visuales tales como posters, etc. Se requieren una amplia gama de habilidades y capacidad de organizar para construir estos contenidos, para identificar las necesidades de los grupos objetivo, para unir los contenidos disponibles a las actividades que movilizan e involucran a los usuarios potenciales, para desarrollar aplicaciones de software apropiadas.

El rasgo que distingue a los centros multimedia comunitarios es su novedad polifacética: ellos llenan nuevos roles en la comunidad, atraen nuevos tipos de candidatos a nuevos perfiles de empleo, demandan nuevos aportes de capacitación, asocian nuevos grupos de habilidades, identifican nuevos públicos objetivos, ofrecen nuevos servicios y aceptan nuevas responsabilidades hacia la comunidad.

Una consecuencia de esta innovación de largo alcance es que el desafío más grande y la inversión mayor para el desarrollo de CMC no es el equipo o la conexión sino el apoyo para la puesta en práctica integral. Los nuevos proyectos deben ser acompañados durante períodos extensos con una amplia gama de aportes que movilicen fuentes financieras y humanas significativas. La única manera de enfrentar este desafío es a través de la construcción de capacidad local.

UNESCO está dirigiendo a un grupo de contrapartes para preparar un juego completo de materiales de acceso abierto para talleres de capacitación, llamado Equipo de Capacitación en Multimedia. La sociedad de múltiples contrapartes actúa como un crisol en el cual se unen todas las diferentes líneas de experiencia y pericias que se necesitan en este campo.

Fuente: 

Tomado del manual ¿Cómo Comenzar y Continuar?
Una guía para los Centros Multimedia Comunitarios
, publicado por Unesco en agosto de 2006.