Fecha de la Entrevista
Año: 
1989

En esta entrevista Manuel Cano, cultivador de marihuana y tabaco y explotador de maderas finas que se vendían en los depósitos de Bogotá, cuenta cómo se iniciaron los aserríos de cedro rosado o cedro Caquetá y la caza de tigres en la reserva ecológica de La Macarena.

La entrevista hace parte del material grabado para el documental “La Ley del Monte”, un valioso testimonio audiovisual que da cuenta de la compleja situación política y social en  La Macarena y su incidencia en el deterioro del medio ambiente de la reserva natural. Y documenta el fallido acuerdo firmado por las organizaciones campesinas y el Gobierno nacional para preservar y regenerar la reserva del Caguán, como un modelo de colonización aplicable también a zonas como La Macarena.

Resumen: 

La Macarena

Cruzando la cordillera de Los Andes en dirección al oriente, se encuentra la  más grande reserva natural de Colombia (más de un millón de hectáreas) y uno de los bancos genéticos más importantes de toda América: La Macarena.

Estos “tepuyes”, más antiguos que los mismos Andes y rodeados por las extensas sabanas del río Orinoco, la selva lluviosa del Amazonas y los últimos vestigios de vegetación andina, son un invaluable reducto de especies endémicas de fauna y flora, únicas en el mundo, algunas de ellas en vías de extinción y otras desconocidas aun por los científicos.

Por sus características geográficas, biológicas, culturales y geológicas, La Macarena fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1933 y la primera Reserva Ecológica de Colombia en 1948.

Pero sobre la extraordinaria belleza y riqueza de esta reserva se cernían a finales de los 80 y se ciernen aun hoy, difíciles amenazas: la lucha por el derecho a la tierra de campesinos desplazados por la violencia política y la falta de oportunidades, el cultivo de coca y el dominio de la guerrilla comunista de las FARC.

Manuel Cano

Llegó a La Macarena a finales de la década del 40, cuando comenzaba a explotarse la madera. Y por más de 17 años, cortó madera (30.000 piezas al año según dice él mismo). Administró un aserradero al que le otorgaba licencias de explotación la misma Inspección de Bosques. 

“…en el 49 alguien dijo que aserrío… entonces mi patrón, Don Marcos Manchola fue de los primeros… Por ahí se habló con Don Aquiles Gómez y un señor Pedro Luna y entonces dijeron que a aserrar… y principió el aserrín… y ahí mismo llegué yo también… Bueno entonces con este señor trabajé 17 años…”

Con la llegada del Inderena se generó un contrabando de licencias que lo obligó a dejar el negocio para “tigrillar” (cazar tigres):

“…como Inderena hubo un tiempo que expidió permisos laminados… y uno llegaba y presentaba su permiso y no le detenían la venta en ninguna parte… inclusive que con eso mismo conseguía el parque… las balas y la munición pa uno matar los bichos esos…”

Y vino la marihuana: 

“…no era tabaco lo que yo vendía… era marihuana… a 150 pesos libra… … y sembré la marihuana y un cosechonón… ¿sabe qué me tocó hacer? …prenderle candela… pajarito que pasara iba saliendo borracho… con el humo…”

Y llegó la coca:

“… y cuando ya empezó a surgir el asunto de esta otra vaina pues entonces ya cambiaron las cosas… casi el uno detrás del otro… eso es como quemar un barril de pólvora… se enciende la primera pepa y se estalló el resto… ya todo el mundo tenía… Eso es como si mi Dios hubiera llegado a decirle a uno: tome esta limosna!”

Oprima aquí para descargar transcripción complea de la entrevista

Oprima aquí para descargar fotografías relacionadas

Oprima aquí para descargar documentos conexos

See video
Fuente: 

Información enviada a La Iniciativa e Comunicación por Citurna Producciones. Entrevista realizada para el documental "La Ley del Monte", que hace parte de C25 Colección Memoria, diez documentales filmados entre 1989 y 2003, sobre la realidad colombiana.

La recuperación de este material fue posible gracias al Ministerio de Cultura de Colombia que, que través del Programa Nacional de Estímulos, otorgó a Citurna Producciones, dos becas de gestión de archivos en 2012 y 2015. 

El objetivo de estas becas es apoyar la preservación, conservación y circulación del patrimonio audiovisual colombiano, apoyando el desarrollo de proyectos de inventario, verificación técnica, catalogación, sistematización de la información, restauración, duplicación, digitalización de una obra o colección audiovisual colombiana de imágenes en movimiento o de material hemerográfico, bibliográfico, fotográfico o sonoro relacionado específicamente con la obra o colección audiovisual. 

Los recursos recibidos en la primera etapa (2012) se utilizaron para rescatar y digitalizar diez producciones documentales internacionales de Citurna (1989-2003), que hoy conforman la Colección Memoria – C25. 

Los recursos de la segunda etapa se han destinado a ampliar el proceso de recuperación, digitalización y circulación de los soportes audiovisuales y documentos conexos de los documentales de la Colección Memoria – C25.

Todos los derechos reservados -©Citurna Producciones