Search

Plan Estratégico Nacional para la Prevención, Atención y Control de VIH-SIDA e ITS - El Salvador

How valuable is this shared knowledge to your work?
5
Average: 5 (1 vote)
Your rating: None
El Plan Estratégico Nacional para la Prevención, Atención y Control de VIH-SIDA e ITS 2005-2010, se fundamenta en un análisis de la situación epidemiológica del VIH-SIDA en El Salvador donde se reporta, que de 1984 a 2005, se registraron 14,718 casos de VIH-SIDA. Desde el punto de vista estratégico tiene como visión, la reducción de la prevalencia y el impacto social del VIH-SIDA e ITS en la población salvadoreña, bajo un solo marco de acción nacional que, basado en el enfoque de derechos, pueda eliminar toda forma de discriminación y estigmatización, especialmente hacia los grupos en condiciones de mayor vulnerabilidad.

El Plan Estratégico pretende ser el instrumento que oriente a las instituciones y organizaciones de los diferentes sectores a la integración de las acciones, a fin de optimizar la respuesta nacional al VIH-SIDA, conjugando la voluntad política y el apoyo de la comunidad internacional.
Communication Strategies: 

La respuesta nacional se concreta a través de ocho objetivos estratégicos con sus
respectivas actividades, orientados hacia:

  • Coordinación participativa de la respuesta nacional: el plan propone dar una respuesta coherente y coordinada a la problemática del VIH-SIDA, de manera tal que se
    conozcan los diferentes sectores/actores, así como dar a conocer qué grupos han sido priorizados
    en su accionar, donde ubican su población blanco, cuáles son sus fortalezas y limitantes, etc. Esto
    beneficiará la ejecución de acciones congruentes evitando la duplicidad, la subutilización de recursos,
    así como el monitoreo de la epidemia desde diferentes sectores.

  • Incremento
    de la oferta de servicios integrales de atención: propone la creación de la política de atención integral, que deberá
    contener acciones de prevención, vigilancia epidemiológica, control, diagnóstico y atención de la
    infección causada por el VIH, con enfoque intersectorial y con la participación de la sociedad. Asimismo
    deberá incorporar las normas, protocolos, instructivos y demás disposiciones o medidas tendentes a
    prevenir, controlar y tratar la infección.

  • Reducción de la prevalencia de VIH-SIDA en grupos
    en condiciones de mayor vulnerabilidad: Es en este sentido plantea la necesidad de romper los tabúes culturales que incrementan la
    discriminación, la estigmatización y por tanto, la vulnerabilidad de los grupos en mayor riesgo. Se desarrollarán estrategias especialmente orientadas a los grupos considerados en mayor
    riesgo por su prevalencia de VIH, dado que pudieran ser el puente para que la epidemia se extienda
    a la población en general.
    Las ONG´s representantes de estos sectores han sido miembros activos en la elaboración de las
    actividades estratégicas a llevarse a cabo en cada grupo, lo que podría traducirse en una mayor
    representatividad, pertenencia, apoyo e impacto de las acciones tendentes a reducir las prevalencia
    de conductas de riesgo.

  • Fortalecimiento de acciones de información, educación y comunicación (IEC): A través de metodologías idóneas se darán a conocer los datos de vigilancia epidemiológica tanto a
    la población en general, como a los grupos en condiciones de mayor vulnerabilidad, a fin de que se
    sensibilicen de los avances o retrocesos en los niveles de infección y las medidas incorporadas en la
    repuesta nacional, como estrategias de intervención al interior de cada grupo poblacional priorizado.

  • Optimización del sistema
    de vigilancia epidemiológica del VIH-SIDA e ITS: El sistema de vigilancia es el responsable de los datos básicos en donde se fundamentan muchas de
    las decisiones a ser desarrolladas en la lucha contra el VIH-SIDA. Por ello mientras la información sea más cercana a la realidad, más
    consistentes y coherentes serán las estrategias diseñadas dentro de la respuesta nacional. En el nuevo sexenio se busca promover la vigilancia de segunda generación que tiene por objeto
    mejorar la calidad y variedad de las fuentes de información, permitiendo medir la prevalencia del VIH,
    los comportamientos de riesgo y evaluar sus cambios como producto de las intervenciones implementadas.

  • Fortalecimiento del Sistema Integrado de Monitoreo
    y Evaluación (SIME): Para medir los avances y el impacto de las medidas, es necesario crear y utilizar un sistema de monitoreo
    y evaluación que pueda dar seguimiento a lo que se está haciendo y determinar si se está logrando
    cambios con las intervenciones programadas.
    Para tener mejores resultados del Sistema de Monitoreo y Evaluación, el Plan rcomienda dar seguimiento a la
    tendencia de la prevalencia del VIH en los grupos identificados en condiciones de mayor vulnerabilidad,
    a los cambios ascendentes o descendentes que se observen, estableciendo si los cambios observados
    pueden atribuirse a cambios logrados en el comportamiento sexual o a otros factores determinantes
    importantes. Así mismo, si los cambios observados se pueden atribuir a las intervenciones que a nivel
    nacional se están realizando.

  • Incremento en el respeto de los derechos humanos y la equidad de género: El derecho a buscar, recibir y compartir información es un derecho humano fundamental y una condición
    básica que asegura la prevención efectiva del VIH y tratamiento del SIDA. La población tiene derecho
    a saber como protegerse contra la infección del VIH; a conocer su situación respecto al VIH; y si
    estuvieran infectados, también tienen el derecho a conocer como obtener el adecuado tratamiento,
    cuidados y apoyo que los haga gozar de una mejor calidad de vida; así como conocer acerca de sus
    derechos laborales.


    La información correcta, consejería y prueba voluntaria de VIH deberán hacerse accesibles a todo aquel
    que lo necesite, mediante la implementación de modelos de atención éticos basado en el respeto a
    los derechos básicos fundamentales. Así mismo, deben realizarse campañas educativas sistemáticas que orienten a
    grupos específicos como HSH, TCS, privados de libertad, población móvil, jóvenes que pertenecen a
    pandillas, adolescentes y jóvenes, mujeres embarazadas y población de uniformados.
    Los medios de comunicación y las campañas educativas realizadas a niveles locales deben promulgar
    la igualdad entre mujeres y hombres y denunciar todas las formas de violencia en contra de las mujeres,
    adolescentes y jóvenes, además de prevenir a los niños y niñas sobre el abuso sexual y promover el
    respeto a su propio cuerpo.



  • Aplicación del marco legal y normativo de la respuesta nacional al VIH-SIDA: En el proceso de socialización del marco legal se recomienda, la adecuación del contenido a través
    del uso de técnicas y metodologías de enseñanza-aprendizaje idóneas para cada grupo poblacional, haciendo uso de los medios de comunicación masivos más aptos para su abordaje. Asimismo, los
    mensajes informarán a la población de sus derechos y como éstos son defendidos o apoyados al hacer
    uso y cumplimiento de la ley. Para mayor seguimiento de los casos de incumplimiento, éstos deberán
    ser documentados a fin de servir de modelo para procedimientos en casos futuros.
Development Issues: 

VIH.

Key Points: 

El Programa Nacional
ha lanzado durante el último quinquenio una serie de campañas preventivas a través de mensajes
educativos dirigidos a grupos específicos (población joven, mujeres embarazadas, HSH, TCS, población
móvil y población en general). Con ello se logró aumentar los conocimientos de la población sobre el
VIH-SIDA, haciendo énfasis en mensajes que orientan a las personas en las tres formas de prevención
reconocidas y recomendadas a nivel mundial, como son: la abstinencia, la fidelidad de la pareja y el
uso del condón. La intención del plan es lograr cobertura sea mayor, obteniendo el apoyo de otros sectores/actores
sociales.


Según representantes del Programa, la estrategia IEC dirigida a la población adolescente y joven es muy relevante dado que es la población más influenciable con respecto a conocimientos,
actitudes y prácticas. Es así como se pretende educar a los jóvenes acerca del VIH-SIDA antes que
sean sexualmente activos, desde los niveles básicos,
respetando los
principios y valores tradicionales de la sociedad salvadoreña. Propone en este sentido fomentar la abstinencia, el retraso de la
primera relación sexual y la fidelidad mutua.


Así mismo, el programa contempla el entrenamiento a padres o adultos en las comunidades para superar
la incomodidad que sienten abordando éstos temas, así como la misma falta de conocimientos. Es la
intención final impactar la reducción de la estigmatización y discriminación, a través de la introducción
del diálogo abierto a nivel de las familias y comunidades.


Finalmente, se pretende que todos los sectores de la sociedad sean movilizados para llegar a toda persona por
más lejos que se encuentre. Asociaciones de padres, comunidades, grupos religiosos, empresa privada,
etc., deberán ser sensibilizados a fin de que reconozcan la importancia de su intervención y sus propios
roles en proveer información y conocimientos a otros, así como sus niveles de influencia a nivel de las
comunidades locales.

Partner Text: 

Ministerio de Salud Publica y Asistencia Social de El Salvador, Secretaria Nacional de la Familia, Ministerio de Trabajo y Previsión Social, Ministerio de Educación, Sanidad Militar, Representantes de Medios de Comunicación, Ministerio de Gobernación, Instituto Salvadoreño del Seguro Social, Funasida, Asociación Nacional de la Empresa Privada, Colegio Médico de El Salvador, entre otros.

Source: 

Tomado del sitio web de Proyecto Acción SIDA de Centroamérica, PASCA.

How valuable is this shared knowledge to your work?
5
Average: 5 (1 vote)
Your rating: None